Oxiquim descarta responsabilidad en crisis ambiental de Quintero-Puchuncaví

Aseguran que pueden decir de manera responsable que sus procesos están ajenos a los incidentes ocurridos, y que ellos no usan, ni almacenan los componentes en cuestión.

172

La empresa Oxiquim salió al paso de las críticas respecto a su eventual responsabilidad por los episodios de contaminación acontecidos estos días en la bahía de Quintero y Puchuncaví, descartando, por medio de una declaración pública, su responsabilidad en los hechos.

En el documento lamentan “profundamente la situación de contaminación que afecta a Quintero y Puchuncaví y el sufrimiento que ha producido la reciente emergencia ambiental en nuestra comunidad. Solidarizamos con el dolor y angustia de los vecinos, trabajadores y de todos los que se han visto afectados”.

La compañía agregó que “ante las emergencias ambientales producidas, Oxiquim se abocó de manera exhaustiva a la revisión de cada uno de sus procesos, de las operaciones desarrolladas en sus instalaciones en los días previos y del cumplimiento de los protocolos de seguridad”.

“Como resultado de dicho trabajo interno y de la información existente sobre las mediciones y revisiones externas realizadas por las autoridades, podemos señalar con responsabilidad que nuestros procesos son ajenos a los incidentes ocurridos y que Oxiquim no usa, comercializa ni almacena los componentes que se han asociado a los daños sufridos por la comunidad de Quintero y Puchuncaví”, apuntó igualmente el comunicado.

Asimismo, rechazó “las acusaciones infundadas e irresponsables en contra de Oxiquim, las que en definitiva afectan injustamente a las más de 80 personas que trabajan en las instalaciones de Quintero”.

Al concluir, Oxiquim anunció una serie de medidas que buscarán “entregar más tranquilidad y confianza a la comunidad sobre el alto estándar de seguridad” en cada una de sus operaciones:

– Contratación de la empresa independiente “Serpram” para monitorear las emisiones del terminal e instalaciones de transferencia y almacenaje, y dar acceso a los resultados de las mismas a las autoridades comunales y ambientales.

– Profundización de la política de acceso y conocimiento de sus instalaciones y operaciones por la comunidad, con invitaciones a autoridades regionales y comunales.

– Reforzamiento de los planes y equipamiento para responder, de manera más eficaz y oportuna, ante cualquier episodio de riesgo o emergencia.