La importancia de los beneficios laborales y aumento de productividad

Cada vez es más común que las personas busquen un espacio laboral que no solo le entregue la remuneración necesaria para llegar a final de mes, sino que también le permita la posibilidad de recibir beneficios a partir de sus demandas.

224

.Isaías Sharon, psicólogo laboral y director ejecutivo de Smart Coach.

Uno de los principales factores que importan hoy, al momento de tomar la decisión de quedarse o no en una empresa, tiene relación con el porcentaje de claridad respecto a los beneficios que se podrían llegar a tener como trabajador. Actualmente, el 58% de los chilenos tiene beneficios dentro de una compañía, pero ¿qué pasa con ese otro 42%? Esto, sería indicios de que algunas organizaciones se encuentran obsoletas en su visión de relación empleador-trabajador.

Cada vez es más común que las personas busquen un espacio laboral que no solo le entregue la remuneración necesaria para llegar a final de mes, sino que también le permita la posibilidad de recibir beneficios a partir de sus demandas, lo que genera un valor agregado, y por un ende se convierta en una razón de peso para integrarse en una compañía.

Flexibilidad laboral, seguro de salud, modalidad de trabajo, serían las principales medidas que los chilenos notifican como más atractivos entre los beneficios, entendiendo también que nos encontramos con una generación conformada principalmente por millenials, que tienen nuevas formas para percibirlo. Ahora bien, eso dependerá de cada trabajador, lo que provoca para las empresas ciertos errores, ya que no solo existen un tipo de trabajador, sino que todo lo contrario.

Últimamente los equipos son multigeneracionales, lo que lo hace más enriquecedor, pero con distintas demandas y formas de entender el mundo.  Por ejemplo, si nos enfocamos en trabajadores mayores, y cuando hablo de mayores me refiero simplemente a esa persona con más de 40 años, donde sus intereses se enmarcan en becas para sus hijos, beneficios de la salud, etc, el interés no será el mismo que un joven de 20 que acaba de tener su primer empleo.

Aquí, más allá de los beneficios, la clave para las organizaciones será en cómo armar una estrategia de manera tal que el dinero que pone la empresa para traer a esa persona y mantenerla dentro, no solamente esté bien puesta sino que además tenga un impacto real en la vida de ese trabajador.

Entonces, ¿qué error están cometiendo las organizaciones? Es muy sencillo, pueden tener buenos beneficios, pero lamentablemente no saben comunicarlos bien, y por lo tanto el trabajador no se da cuenta que los tiene y finalmente no los valora. Las empresas deben pensar en cómo organizar su compañía como una estrategia, segmentada en pro del trabajador.

Acá, es importante entender que las personas están cambiando, las modalidades de trabajo se están transformando y Chile está pasando por un proceso en que debe reformularse y reeducarse en materia organizacional, es decir, nos enfrentaremos a un montón de desafíos nuevos y dentro de estos entran lo que más se solicita: flexibilidad laboral o el denominado teletrabajo, el cual ya se implementa en otros países.

Lamentablemente a nosotros nos falta mucho, las empresas siguen enfocadas en el registro de asistencia en la oficina, independiente del resultado que se obtenga, cuando en verdad lo importante es la cultura del resultado. En productividad, tenemos unos rankings que dejan mucho que desear, por ende debemos desde el trabajador hasta la empresa completa establecer cuáles serán los patrones de resolución y optimizar de mejor manera un éxito profesional, familiar y personal.

.Isaías Sharon, psicólogo laboral y director ejecutivo de Smart Coach.