Monckeberg tras impasse por sueldo mínimo: “Si es necesario, vamos a presentar nuevas iniciativas”

El titular del Trabajo aseveró que el sueldo de los trabajadores no puede ser utilizado para “hacer gallitos políticos”.

250

Un incómodo momento vivió el ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, tras el rechazo de la propuesta de plurianualidad del salario mínimo presentado por el Gobierno. El secretario de Estado salió a hablar con los medios de prensa y aseguró que “la Nueva Mayoría rechazó el reajuste de 320 mil pesos y quiso únicamente dejarlo en 300 mil pesos“.

Pero los periodistas apostados a su alrededor le aclararon que “se rechazó la temporalidad, no las cifras”. Ante el impasse, Monckeberg insistió: “No, rechazó las cifras“. Pero uno de los reporteros fue tajante con el ministro: “Con todo respeto, eso que usted dice es falso, eso no es así“.

Tras el altercado, Monckeberg  participó este miércoles en la inauguración del 11° Encuentro de Fomento, Capacitación y Servicio para la Micro, Pequeña Empresa y Emprendedores, donde además se refirió al rechazo al reajuste del salario mínimo en el Congreso.

En la instancia, el secretario de Estado señaló que “lamentablemente, hay algunos parlamentarios de oposición que no están usando la discusión de salario mínimo como un instrumento para mejorar la calidad de vida de los trabajadores más vulnerables, sino para atacar al gobierno y perjudicarlo”.

Agregó que no es correcto “usar el sueldo de los trabajadores más modestos de Chile para hacer política ni con afanes político-partidistas”.

Monckeberg también aseguró que “si es necesario, vamos a presentar nuevas iniciativas, nuevos proyectos de ley (…) para que nuestros trabajadores, especialmente los que ganan el sueldo mínimo tengan un reajuste lo antes posible”.

Con todo, llamó a la oposición “para que de una vez por todas contribuyan para que este reajuste le llegue a los trabajadores a partir del 1 de septiembre (…) no hay motivo para votarlo en contra y esperamos que la oposición no use el sueldo de los trabajadores para sacar ventaja política ni para intentar atacar al Gobierno porque el sueldo de los trabajadores tiene que ver con la calidad de vida de ellos y no con las agendas políticas de los partidos de oposición”.