Fiscal nacional declara ante ministro Carreño en medio de proceso que busca terminar con su destitución

El Frente Amplio presentó en julio una solicitud que busca remover a Jorge Abbott acusado de negligencia.

79

El fiscal nacional Jorge Abbott declaró esta mañana ante el ministro de la Corte Suprema, Héctor Carreño, quien lleva el proceso de solicitud de remoción en su contra, y descartó haber impartido instrucciones en el caso Penta. También dijo que se reunió con Hernán Larraín cuando era senador, como lo hizo con tres de los diputados que requieren su destitución. 

En su declaración, dejó constancia de que “yo no tengo ninguna inhabilidad legal respecto de esta investigación”, y que su abstención en la causa, por su parentesco con Alfredo Moreno, entonces director de Penta, fue “un acto que va más allá de las exigencias legales, es un acto que dice relación con dar claras señales de probidad”.

También resaltó que “hoy día podría tomar esa causa, dado que Alfredo Moreno Charpe ya no pertenece a esa empresa y es ministro de Desarrollo Social”.

Respecto de las reuniones con Larraín, recordó que también participó la directora de la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía Nacional, Marta Herrera, y tuvo su origen en un oficio el presidente subrogante del Senado, Guido Girardi.

En ese oficio, explicó, Girardi “me remitía un oficio señalándome que los jefes de la bancada de la UDI, Larraín, y de la bancada de Renovación Nacional, Andrés Allamand, habían solicitado por su intermedio oficiar al ministerio público para que nuestra institución acelerara la tramitación de la causa en que estaba involucrado el senador Iván Moreira, a la sazón ya desaforado y en consecuencia, no estaba él participando en las labores propias del Congreso y eso alteraba el funcionamiento del Congreso”.

“Nos envía esta carta y posteriormente Hernán Larraín nos solicita una reunión para los efectos de referirse a esa causa, reunión reitero se hace de acuerdo a la ley del Lobby, dejándose constancia de la existencia de la reunión y del contenido de la misma”, enfatizó Abbott.

“En esa reunión, al senador Larraín le manifesté que yo no tenía atribuciones para poder determinar o decretar diligencia alguna en la causa de Penta, puesto que de acuerdo a las normas generales al fiscal nacional se le encuentra vedado dar instrucciones de carácter particular. Y en este caso para acelerar la investigación, tendría que dar instrucciones de carácter particular”, añadió.

“En consecuencia, lo que correspondía es que yo hiciera llegar la carta que me envió el presidente de Senado al fiscal a cargo de la investigación, Manuel Guerra, lo que hice a través de un oficio y luego le respondí en los mismos términos al presidente subrogante del Senado, Guido Girardi, diciéndole el fiscal nacional no tiene atribuciones para acelerar esta causa, en consecuencia he procedido a remitir su oficio al fiscal a cargo de la investigación”, agregó.

Luego, dijo que “es política de este fiscal nacional recibir a las autoridades y al público que pide audiencia, el derecho de petición es un derecho consagrado constitucionalmente”.

“En ese contexto he recibido al senador Hernán Larraín, como he recibido también a tres de los parlamentarios que firman el requerimiento en mi contra, la diputada (Emilia) Nuyado, el diputado (Hugo) Gutiérrez, la diputada (Cristina) Girardi. A estos dos últimos los he recibido dos veces”, advirtió.