Las denuncias contra Asia Argento interrogan al movimiento #MeToo

Las acusaciones en contra de la actriz arrojaron un balde de agua fría sobre la agrupación, ya criticado porque destruyó la carrera de hombres poderosos tras acusaciones de agresión o acoso sexual que en la mayoría de los casos no fueron verificadas por la justicia.

154

¿Un golpe para el #MeToo o una señal de su progreso? Las denuncias de que una de sus líderes, la actriz italiana Asia Argento, agredió sexualmente a un menor y le pagó para evitar una demanda interrogan al movimiento.

Argento, una de las líderes del #MeToo, fue una de las primeras acusadoras del exproductor de Hollywood Harvey Weinstein. Durante un festival de Cannes denunció que éste la violó en un hotel de la ciudad cuando ella tenía 21 años.

Pero el diario New York Times reveló el domingo que Argento aceptó pagar 380.000 dólares al actor y músico Jimmy Bennett, 20 años menor que ella, cuando éste la amenazó con una demanda judicial por haberle agredido sexualmente en 2013 -cuando él tenía 17 años y ella 37- en un hotel de California. La edad mínima del consentimiento en ese estado es de 18 años.

Argento admite el pago pero niega las acusaciones de abuso sexual.

“IMPERFECTAMENTE HUMANOS”

Las acusaciones contra Argento arrojaron un balde de agua fría sobre el #MeToo, ya criticado porque destruyó la carrera de hombres poderosos tras acusaciones de agresión o acoso sexual que en la mayoría de los casos no fueron verificadas por la justicia.

“La gente usará estas nuevas informaciones de prensa para intentar desacreditar este movimiento. No dejen que eso suceda”, pidió tras la noticia Tarana Burke, quien fundó el movimiento #MeToo hace una década.

“De esto se trata el movimiento. No es un deporte de espectadores. Es generado por la gente”, afirmó. “Y somos imperfectamente humanos y todos debemos ser responsables por nuestro comportamiento individual”.

Para Burke, el #MeToo debe digerir ahora “la incómoda realidad de que no hay una sola manera de ser un perpetrador”.

“La violencia sexual es sobre el poder y el privilegio. Eso no cambia si el perpetrador es tu actriz, activista o profesor favorito de cualquier género”, sostuvo.

La actriz Rosanna Arquette, otra acusadora de Weinstein, afirmó que su colega italiana podría ser a la vez víctima y abusadora.

“Conozco a muchas, muchas víctimas de violación y de traumatismo que tienen un comportamiento sexual errático. Los estigmas que portan son profundos”, tuiteó.

Argento, de 42 años, aseguró el martes que nunca tuvo relaciones sexuales con Bennett, pero admitió que le pagó para ayudarle y evitar “más intrusiones” de éste en su vida, a instancias de su exnovio, el célebre chef y conductor televisivo Anthony Bourdain, que se suicidó en junio.

“La única conclusión razonable en este momento es que es posible que dos cosas horribles sean verdad al mismo tiempo”, estimó Monica Hesse, una periodista que opina sobre género, en el Washington Post.

“Dejen que las historias sean complicadas, porque eso no es una mala cosa. Es la única manera de reconocer que no hay etiquetas claras en estos casos, solo seres humanos rotos”, escribió.

¿ÉXITO?

Para Kara Alaimo, profesora de relaciones públicas de la Universidad Hofstra, las denuncias contra Argento no descarrilan el movimiento sino que son “prueba de su éxito”, porque ha logrado que las víctimas se animen a denunciar a sus abusadores poderosos, sean hombres o mujeres, y porque es un hombre el que hace la denuncia, superando los estigmas.

“Esperemos que esto cree un clima en el cual hombres y mujeres se sientan cómodos denunciando, si son víctimas de abuso sexual”, dijo Alaimo a la AFP.

El abogado de Weinstein, Ben Brafman, denunció por su lado “la increíble hipocresía” de Argento y aseguró que demuestra que las acusaciones contra su cliente carecen de sustento.

Pero para Bennett Gershman, profesor de derecho de la Universidad Pace y exfiscal, las denuncias contra la actriz no tendrán ningún impacto en el caso Weinstein, porque el productor no es juzgado por su denuncia.

“Esto es claramente irrelevante en términos de evidencia. (Argento) no fue testigo de nada que el fiscal estuviese investigando” y por lo tanto no afecta el caso de la fiscalía contra Weinstein, opinó.

Todos los abusadores deben ser medidos con la misma vara, dijo a la AFP Tori Van Pelt, presidenta de la Organización Nacional de Mujeres de Estados Unidos.

“El movimiento #MeToo es la exposición de abusos y acosos sexuales cometidos por aquellos que están en posición de poder, y no importa quienes son esas personas. Es un crimen”, concluyó. Pero añadió que nada cambia la denuncia de violación de Argento por parte de Weinstein. “Lo que le sucedió, sucedió, y no importa lo que pasó después”.