Minvu y Bienes Nacionales comprometen subsidios y terrenos en lanzamiento de nuevo “Plan Zona Norte”

Estrategia busca mejorar el acceso a vivienda, dar una atención especial a los campamentos, gestionar la cesión de terrenos bien localizados y aumentar la cobertura de los subsidios de arriendo.

245

En el sector de Alto La Chimba en Antofagasta, los ministros de Vivienda y Urbanismo, Cristián Monckeberg, y de Bienes Nacionales, Felipe Ward, firmaron un acuerdo que dio inicio al Plan Zona Norte.

La iniciativa busca disminuir, en un plazo de tres años, el déficit habitacional en la macrozona conformada por las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta y Atacama, el que ha aumentado 3,4% en los últimos 15 años, alcanzando casi 50 mil viviendas.

“El déficit habitacional disminuyó en todo Chile, pero en las regionales del norte del país, producto de diferentes razones, aumentó. Y tenemos alternativas, quedarnos cruzados de brazos o trabajar fuertemente para que esto se disminuya “, aseguró el titular del Minvu.

Para hacer el plan efectivo, Bienes Nacionales traspasó 59 terrenos correspondientes a 271 hectáreas en el norte de Chile.

“Nosotros administramos cerca del 54% del territorio a nivel nacional y la verdad es que terrenos existen. Hay que trabajar en un sistema de ordenamiento territorial, basado en un modelo” explicó Ward.

El plan considera la entrega de 40 mil subsidios adicionales a los llamados regulares del Minvu en los próximos tres años, con una inversión cercana a los 20 millones de UF. En la zona norte habrá un aumento de 52% de subsidios del Fondo Solidario de Elección de Vivienda, de 39% de Subsidios en Sectores Medios y de 60% de Subsidio de Arriendo.

“Pero no son solamente más subsidios, sino que mayor cantidad de montos por subsidios. En definitiva, son buenas noticias para el país, son buenas noticias para la zona norte y ahora lo que tenemos que hacer es que trabajar para que esto se concrete”, aclaró Monckeberg.

Además de más y mejores subsidios, la iniciativa también considera incentivos a privados para la localización de proyectos de integración social en capitales regionales, una inversión de aproximadamente $37 mil millones al programa de habitabilidad rural, mejoramiento de viviendas con atención focalizada a los problemas de socavones en Arica y Tarapacá, y el cierre de 24 campamentos.