Video| Derriban sin previo aviso el taller del artista chino Ai Weiwei en Pekín

El artista chino no se ha mostrado muy enojado con el derribo de su taller, un acto que no le ha sorprendido, ya que el contrato de alquiler del espacio había expirado a finales de 2017, indicó Ga Rang, una asistente que trabajó 10 años a su lado en Pekín.

131

Este viernes comenzó la destrucción del principal taller del artista y disidente chino Ai Weiwei, tres años después de su marcha de China. 

Horas antes, el artista de 60 años, que vive ahora en Berlín, había publicado un vídeo en Instagram en el que se veía una excavadora en acción y varios hombres que miraban desde el interior del edificio de ladrillo y cemento, casi desierto. 

Hoy han empezado a derribar mi taller ‘zuo you’ (izquierda y derecha) sin previo aviso”, publicó Ai Weiwei en la red social bloqueada en China. “Adiós“, escribió en inglés.

El artista había instalado en 2006 su principal taller en este edificio de estilo industrial.

Works created at my Zuoyou studio in Beijing. Bang, 2010-2013

A post shared by Ai Weiwei (@aiww) on

A post shared by Ai Weiwei (@aiww) on

Hijo de un poeta venerado por los exdirigentes comunistas, Ai Weiwei participó como arquitecto en el diseño del célebre estadio “nido de pájaro” construido para los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, pero cayó en desgracia a raíz de sus críticas del régimen.

En 2011, pasó 81 días en la cárcel tras haber sido arrestado en el aeropuerto de Pekín cuando se disponía a tomar un avión rumbo a Hong Kong. Las autoridades destruyeron su taller en las afueras de Shanghái el mismo año.

Después de que se le retirara el pasaporte durante cuatro años, el artista se instaló en Berlín en 2015 tras haber recuperado el documento.

Retrospectiva fantasmal 

Ai Weiwei no se ha mostrado muy enojado con el derribo de su taller, un acto que no le ha sorprendido, ya que el contrato de alquiler del espacio había expirado a finales de 2017, indicó Ga Rang, una asistente que trabajó 10 años a su lado en Pekín.

Según Ga Rang, que gestionaba el taller, era imposible mudarse durante este periodo debido a la importante cantidad de objetos almacenados en el estudio.

Las autoridades encargadas de la destrucción “vinieron y empezaron a romper las ventanas sin avisarnos. Todavía quedaban muchas cosas en el interior“, dice el asistente de Ai Weiwei.

Los miembros del taller habían sido avisados de que la mudanza era inminente, pero nadie les había indicado la fecha a la que intervendrían las excavadoras, asegura.

Works created at my Zuoyou studio in Beijing. Rooted Upon, 2009

A post shared by Ai Weiwei (@aiww) on

My Beijing studio since 2006.

A post shared by Ai Weiwei (@aiww) on

Alrededor del edificio, entre los escombros, se encontraban el viernes restos de obras famosas del artista, como una extraña retrospectiva fantasmal.

Altas columnas de cerámica verdes, amarillas y azules, como las que usó en la serie “Pillar” en 2006, aparecían junto con barras de hierro retorcidas, recuperadas en las escuelas destruidas en 2008 por el devastador seísmo de Sichuán (sureste).

Centros y edificios comerciales

Las autoridades dicen que quieren ampliar la zona, construir centros comerciales y oficinas. Pero es una lástima. No volverá a encontrar nunca un lugar como ese en Pekín“, lamentaba Ga Rang. “El señor Ai creó numerosas obras en este espacio, un gran número de sus obras emblemáticas fueron fabricadas aquí”.

Alejado del centro de la capital china, el taller del artista se sitúa junto al “Big Wealthy Regal Industrial Park”, una zona industrial llena de tractores y edificios vetustos, donde vendedores de sandías deambulan a lo largo de las calles.

El estudio de Ai Weiwei domina el complejo industrial, en el que otros muchos edificios de los años 1960 y 1970 ya están en ruinas.

En su apogeo, la zona albergaba unos 1.000 residentes, pero su número empezó a disminuir en los años 1980, y sólo 20 personas seguían viviendo en el barrio en los últimos tiempos.

El artista chino actualmente en nuestro país cuenta con una exposición llamada “Inoculación” donde aborda temas como la inmigración, los derechos humanos y la libertad de expresión con más de 30 obras en la fundación CorpArtes, que también ofrece recorridos familiares por todas las exposiciones.