Tras dos días de haberse restado de encabezar el Tedeum, este lunes se conoció que el arzobispo de Santiago, Cardenal Ricardo Ezzati, por medio de un decreto de Gran Cancillería, el viernes 3 de agosto delegó las atribuciones de su cargo en la Pontificia Universidad Católica de Chile en la figura del Vice Gran Canciller, Padre Tomás Scherz.

Según un comunicado que publicó la universidad en su página web, “ello, a la luz de las altas exigencias que la conducción de la Arquidiócesis de Santiago está demandando en estos momentos, considerando la designación de cuatro de sus obispos auxiliares como Administradores Apostólicos de cuatro diócesis vacantes.

La delegación del Gran Canciller –se explica en la declaración- se encuentra prevista en los estatutos generales de la universidad, en su artículo 22, donde se señala: “El Gran Canciller, o el Pro-Gran Canciller, en su caso, podrán delegar en un Vice-Gran Canciller, sacerdote, por tiempo renovable que no exceda de dos años, todas o algunas de las responsabilidades y atribuciones propias del oficio y de las indicadas en el artículo 20”.

“A la luz de esta decisión, el Padre Tomás Scherz asume las atribuciones propias del oficio de Gran Canciller.

El rector Sánchez informó este lunes la noticia a la comunidad UC, solicitándole “comprensión y apoyo a la decisión del Gran Canciller, así como su plena colaboración a la labor del Padre Tomás en estas nuevas responsabilidades”.