Diputado Castro ad portas de debate sobre eutanasia: Derecha ha optado por un “camino obstruccionista”

Médico PS, presidente de la Comisión de la Salud de la Cámara, acusa que sus pares oficialistas han mostrado “su verdadera naturaleza conservadora”. Aunque no es partidario del aborto libre, asegura que el país está “maduro” para tener “una conversación profunda” sobre este tema. Es crítico de la administración del Gobierno en estos primeros meses. “Gestión ha estado errática”, remarca.

802

Intensas han sido las últimas jornadas para el diputado y presidente de la Comisión de Salud de la Cámara, Juan Luis Castro. El médico no disimuló la molestia que sintió el martes pasado cuando  el debate del proyecto de ley que busca legalizar la eutanasia –iniciativa impulsada por el Frente Amplio– fuera postergado, luego que los parlamentarios oficialistas se dedicaran a discutir durante la sesión la Ley de Fármacos y se negaran a dar el acuerdo para prorrogarla.

Castro, militante del Partido Socialista, subrayó en ese momento  que esperaba “que no exista un nuevo boicot, como la alianza de Chile Vamos lo hizo en la Comisión de Salud” y anunció que este martes 7 se votarán los dos proyectos que quedaron pendientes.

En conversación con el diario digital La Nación, el parlamentario remarca que “a la derecha no le interesa que avance la agenda valórica y, por lo tanto, sabiendo que son minoría en la Cámara de Diputados, optó por un camino obstruccionista de ojalá impedir que se legisle a través de resquicios reglamentarios o de dilación sobre la materia de la eutanasia. Imagino que esto será peor cuando se tramite el aborto libre”.

Y añade que “están revelando de cuerpo entero su verdadera naturaleza conservadora. Parlamentarios de Renovación Nacional (RN) que habían presentado incluso proyectos sobre la eutanasia ahora se están cambiando de caballo y han anunciado que votarían contra la idea de legislar. Es una acción que, de alguna manera, está combinada con el gobierno que recurre a sus legisladores para que encabecen estas escaramuzas en la Cámara. Más allá de eso, la próxima semana debería estará votado, en lo general, el proyecto de eutanasia”.

¿Cree que podría llegar a buen puerto el proyecto de eutanasia así como el de aborto libre?

-Pienso que sí porque la sociedad ha ido cambiando y estos temas ya tienen apoyo ciudadano. No puedo adivinar lo que pasará, pero creo que cada vez habrán condiciones más favorables para que estos temas, que fueron vedados, se abran claramente a la discusión legislativa.

El senador Ossandon señaló en una entrevista con Emol TV que con el proyecto de aborto libre se está instalando una especie de cultura de la muerte.

Es parte del terrorismo de la derecha cuando se tocan temas como el inicio o término de la vida. En la discusión de la despenalización del aborto en tres causales fue igual. No nos debiera sorprender. Lo que pasa es que no van a tener el apoyo mayoritario y por eso recurren a este tipo de estrategias. Y es la misma que están usando en el Tribunal Constitucional para impedir que el reglamento de aborto en tres causales se aplique adecuadamente, incluso como lo dictó el propio Presidente Piñera; que tengan eco e impidan la discusión lo veo difícil.

Algunos parlamentarios y dirigentes viajarán a Buenos Aires a propósito del proyecto de aborto libre que se encuentran en su último legislativo en ese país. ¿A usted le habría gustado ir para seguir de cerca este debate?

-No, porque en lo personal no soy partidario del aborto libre. Sí lo soy de que se discuta el tema antes de que la legislación argentina arrastre al país, de algún modo, en el sentido de que mujeres chilenas vayan a abortar a ciudades transandinas. Prefiero que en Chile, ya sea aprobándolo o rechazándolo, se debata sobre el aborto libre. Es necesaria una conversación profunda, porque el país está maduro para hacerlo.

“MAS ANUNCIOS QUE REALIZACIONES”

El Gobierno lleva casi cinco meses de instalación y el foco se ha puesto muchas veces en los impasses y declaraciones de los ministros. ¿Cómo evalúa la gestión realizada por el Ejecutivo?

-La he visto errática. Todos suponíamos que el Presidente tenía una agenda muy bien estructurada para sus primeros meses y a los ministros bastante monitoreados. Nada de eso ha ocurrido. De hecho, ha habido más anuncios que realizaciones. Se han hecho muchas promesas, se han levantado muchos temas: reforma a las pensiones, que todavía no llega; reforma tributaria que tampoco aparece; cambios en el sistema privado de salud que tampoco llegan. La ciudadanía ya se da cuenta que el pololeo de los primeros meses con el propio gobierno ha ido disminuyendo, porque no hay concordancia entre los anuncios y lo que finalmente ocurre. Probablemente ha habido más errores de lo que ellos mismos presuponían.

En el ámbito de la salud, ¿qué prioridades han faltado?

-Primero hay un ministro (Emilio Santelices) que ha estado en el ojo del huracán más bien por los errores cometidos llegando incluso a la acusación constitucional (que no prosperó). En segundo lugar, la legislación que despenaliza el aborto en tres causales ha tenido una seguidilla de tropiezos, tuvieron que echar pie atrás y finalmente cambiar el reglamento que en marzo habían aprobado. No hay un liderazgo claro en la cartera de Salud; existentes debilidades políticas y de gestión que son evidentes. En los grandes problemas como la falta de especialistas, las listas de espera, o el acceso a medicamentos, se ha señalado que se buscan soluciones pero todavía no tenemos información clara de cómo se resolverán. Existe una cierta expectativa (en torno) a la mesa de diálogo del gobierno en materia de Salud, no sé si será una lista de supermercado, de buenas ideas (…) me da la impresión de que no tampoco hay grandes novedades o soluciones más de fondo.

¿Piñera debería dar un golpe de timón a sus ministros? Trascendidos hablan de un eventual cambio de gabinete antes del 18 de septiembre.

-Puede ser, ambos ministerios (de Salud y Educación) están débiles (…) no me cabe duda que estas dos carteras están bastante intervenidas sobre todo en el ámbito comunicacional y de asesoría política. Todos estos errores o autogoles que se han propinado estos dos ministros han sido notorios y reiterados en el tiempo, es por ello que aparecen con una fragilidad mucho mayor que otras carteras. Todos los gobiernos pueden tener cambios de gabinete a los pocos meses. Más llamativo que eso es que la agenda de Piñera, que aparecía muy bien programada en estos primeros meses, no ha tenido el éxito que se esperaba, al punto que el nivel de aprobación en las encuestas ha ido decayendo. Eso habla de que el grado de improvisación de la agenda ha sido evidente para todo el mundo.

¿Hay algo que destacar en estos primeros meses de gestión?

-Lo positivo es que en migraciones el gobierno asumió un liderazgo inmediato para poder plantear un decreto y proyecto de ley en una materia que venía muy “inflamada” del periodo anterior. Otro tema ha sido el descabezamiento de Carabineros que estaba pendiente. Han tratado de poner énfasis en seguridad pública en La Araucanía. Es prematuro señalar qué ocurrirá, pero han realizado esfuerzos comunicacionales y políticos sistemáticos para aparecer en una línea en seguridad pública que es un tema muy sensible en la ciudadanía.