Maduro alista su contraofensiva tras denunciar intento de magnicidio

La advertencia del Mandatario venezolano generó temores por una ofensiva contra opositores, en un país donde se denuncia que el gobierno tiene unos 248 “presos políticos”.

277

El Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se alista para responder con puño de hierro al intento de asesinato que denunció el sábado, lo que hace temer una ola represiva contra sus adversarios.

Maduro, quien asegura haber sido víctima de un ataque con drones cargados de explosivos, del que salió ileso, ya anunció varias capturas y prometió ir “a fondo caiga quien caiga”.

“Han vuelto a fracasar y en Venezuela tiene que haber justicia porque han atentado contra mi vida”, dijo sobre el incidente que dejó siete militares heridos, según el gobierno.

“¡Justicia!, ¡máximo castigo! Y no va a haber perdón, los que se han atrevido a ir hasta el atentado personal que se olviden de perdón, los perseguiremos y los capturaremos a donde se vayan a esconder ¡Lo juro!”, advirtió el Mandatario en una alocución al país la noche del sábado.

Confrontando a un enorme rechazo popular por el colapso económico, Maduro responsabilizó del ataque a la “ultraderecha”, como se refiere a la oposición, y al Presidente colombiano, Juan Manuel Santos.

El Mandatario evocó una entrevista de Santos esta semana con la AFP, en la que dijo que veía “cerca” su caída.

“Se trata de un atentado para matarme, han intentado asesinarme el día de hoy (…), no tengo duda que el nombre de Juan Manuel Santos está tras este atentado”, sostuvo.

Santos entregará el poder el próximo martes al derechista Iván Duque, duro crítico de Maduro.

“Resultan absurdos y carecen de todo fundamento los señalamientos de que el Mandatario colombiano sería el responsable del supuesto atentado en contra del Presidente venezolano”, indicó la cancillería colombiana en un comunicado.

Pero Maduro instó a los militares a estar en “máxima alerta” y a redoblar la inteligencia en la frontera con Colombia.

Los gobiernos de Cuba, Bolivia, Siria, Irán, Turquía y Rusia -aliados del gobierno socialista- condenaron el incidente. España, a su vez, rechazó “cualquier tipo de violencia con fines políticos” y Alemania afirmó que “siguen de cerca la evolución en el terreno”.

¿REPRESIÓN?

La advertencia de Maduro generó temores por una ofensiva contra opositores, en un país donde se denuncia que el gobierno tiene unos 248 “presos políticos”, entre ellos el dirigente Leopoldo López.

“Alertamos que lo hasta ahora anunciado por el gobierno madurista abre la puerta a una persecución y ola de represión que puede justificar cualquier cosa”, afirmó Nicmer Evans, disidente del chavismo y dirigente del opositor Frente Amplio.

“¡No queremos atentados ni auto-atentados, no queremos golpes ni auto-golpes! ¡Tampoco queremos más hiperinflación, más hambre ni más muerte por falta de medicinas!”, expresó por su parte Jesús Torrealba, exsecretario de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática, hoy dividida.

Maduro se mostró desafiante, advirtiendo que ahora está “más decidido que nunca a seguir el camino de la revolución”.

La Casa Blanca afirma que EEUU no está involucrado en atentado contra Maduro

Supuesto grupo rebelde se atribuye atentado contra Maduro