Tips para transformarte en un food styling: Tendencia de fotos de comida

Es ese arte de preparar alimentos que se vean apetecibles para luego compartirlo en las redes sociales.

1132

En la era donde compartimos gran parte de las cosas que hacemos en el día a día, la tendencia de los food styling se ha hecho cada vez más masiva. Este arte se trata de sacar las mejores fotos a los platos de comida antes de disfrutarlos. Instagram, Pinterest, Facebook, entre otros, han logrado potenciar el interés por esta tendencia a miles de personas en el mundo.

En definitiva, el food styling es ese arte de preparar alimentos que se vean apetecibles para luego compartirlo en nuestras redes sociales. Todo esto se logra con una buena cámara y una buena estructura para lograr llegar al resultado perfecto. Esta tendencia abarca desde hacer una foto sencilla de arroz con huevo, hasta una de un menú elaborado casi por un chef. La idea principal es  encontrar los ingredientes perfectos, elegir los que combinen y contrasten, producirlos para la foto, etc.

-Buenos filtros y luz. Es preciso tener buena iluminación tanto con focos como luz natural. “Si buscas buenas fotos en resolución 4k, recomiendo el modelo Lumix de Panasonic FZ80, que es una cámara que cuenta con muy buena resolución, avanzados controles para modificar tu fotografía, y un estabilizador de imagen que te ayuda a mantener una buena foto cuando haces movimientos bruscos, o te tiritan las manos”, dice Rodrigo Fierro, product manager de Panasonic Chile.

-Aprovecha cuando esté recién cocinado. Haz la foto con el plato recién servido, tendrá más brillo, textura y estará mucho más organizado. Si tu plato incluye-ensaladas, tírale un poco de agua para que se vea más fresca y radiante.

-No te conformes con una foto. Realiza muchas fotos en ráfaga y no te quedes con la primera que hagas. La idea es ir cambiando el ángulo, la profundidad de campo o el balance de blancos para conseguir la foto perfecta.

-Foto sin miedo. Un consejo clave es que no te dé miedo involucrar las manos. Puedes hacer la acción de tus manos con un vaso o simplemente ponlas a un costado del plato. La idea es que cuentes una historia real y no se vea algo artificial.

-Los colores son claves. Un secreto para lograr una foto de comida perfecta, es combinar el rojo con el verde, por ejemplo, el tomate y la lechuga son un buen punto de partida. Los platos de color blanco son ideales para servir comida de colores vivos.

Rodrigo Fierro añade que “si estás empezando en este tipo de fotografía, el ángulo de 45° es el mejor aliado. Para llegar a ese encuadre, toma la foto desde la misma posición de tus ojos”.