Afirman que solo 1.600 tarjetas de créditos afectadas por hackeo están activas

La información fue entregada por la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (ABIF), que informó que el 10% de los datos filtrados corresponde a plásticos vigentes.

798

La Asociación de Bancos e Instituciones Financieras (ABIF) informó que solo el 10% de las 14.000 tarjetas de créditos filtradas por hackers internacionales se encuentra vigente. Según reportaron las entidades afectadas, se trata de unos 1.600 plásticos. 

De acuerdo a la información que aparece este jueves en El Mercurio, el BancoEstado reportó 701 tarjetas activas afectadas, el Banco de Chile mencionó 497, el Santander admitió 200 y el BCI señaló que 270 de sus tarjetas de crédito fueron hackeadas. Todas fueron bloqueadas. 

A su vez, Transbank afirmó que la información filtrada no provino de sus registros y que la seguridad de sus transacciones no está comprometida. Según la ABIF, la filtración tampoco salió de los bancos, pero se está investigando.

Hackers internacionales publicaron los datos de un número aproximado de 14.000 tarjetas de crédito, pertenecientes a distintos emisores nacionales y extranjeros.

La información fue confirmada por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF), quien indicó que a las 17 horas del miércoles fue notificada por diversas entidades acerca de una publicación en Twitter que daba cuenta de este hackeo.

Según la SBIF, la publicación fue hecha por el grupo de cibercriminales autodenominado ShadowBrokers, que publicó el número de tarjeta, el número de seguridad (CVV) y la fecha de expiración de estos productos.

La Superintendencia indicó que se ha contactado con las entidades afectadas, a las que se les ha instruido tomar las medidas para resguardar a los clientes titulares de las tarjetas afectadas, comunicarse de forma clara y oportuna con ellos y tomar todas las acciones de seguridad necesarias para aclarar el origen del incidente.

En todo caso, la Superintendencia enfatizó que está en comunicación directa y constante con las instituciones, supervigilando las actuaciones al respecto para proteger a los clientes, sus datos y sus fondos.

Cuando se cuente con más información se entregará oportunamente al público, concluyó la SBIF.

Hackers filtraron datos de unas 14.000 tarjetas de crédito chilenas