Investigadores chilenos desarrollan innovador sistema que detecta software maliciosos

La herramienta, a través de inteligencia artificial y redes neuronales, encuentra malware en Android con un 97% de precisión.

604

Virus es una palabra temida por todos los usuarios de computadores del mundo, este software malicioso vulnera la seguridad de los equipos conectados a internet, robando información personal, dañando el equipo o ejerciendo una actividad que no se autorizó. De la misma forma, un malware afecta a los sistemas con Android, el sistema operativo más ocupado en el mundo con 2.000 millones de usuarios, común en los smartphones, tablet y otros dispositivos móviles.

Imágenes privadas, datos bancarios, documentos del trabajo, toda nuestra información personal está depositada en los dispositivos móviles. Por eso un teléfono inteligente debe resguardar este material tan sabroso para empresas, estafadores y un sin fin de interesados.

Las medidas de seguridad no siempre son suficiente. Este problema motivó la investigación de Víctor Parada, investigador del Instituto Sistemas Complejos de la Ingeniería (ISCI), junto a Alejandro Cisterna, académico de la Universidad de Santiago de Chile, quienes desarrollaron un sistema que reconoce un malware con un 97% de precisión.

Su alta precisión se debe a la innovación basada en un tipo de búsqueda dinámica, contrario a lo que se usaba en este tipo de herramientas, donde se comparaba los softwares benignos y malignos con una base de datos estática, obteniendo sólo un 50% de eficiencia.

Innovadora herramienta que usa redes neuronales, un modelo matemático que emula al cerebro humano, dotando a la máquina de la capacidad de aprender a reconocer un software malicioso.

Por lo tanto, los malware nuevos también pueden ser detectados. Según explicó Cisterna, “lo que hacemos es buscar comportamientos, entonces el sistema reconoce qué cosas está haciendo en mi celular la aplicación que instalé y se pregunta si está haciendo cosas extrañas para una aplicación común. Así se comienza a catalogar si es extraño o no, por ejemplo. De esta manera el sistema aprendió y es capaz de identificar una aplicación sospechosa de otra”.

Parada agregó que “cuando el malware hace la llegada al dispositivo y ejecuta sus primeras acciones la red neuronal, debidamente entrenada, lo detecta y envía un aviso de alerta al usuario”.