Consumo de Omega 3 en niños

Ante las variadas informaciones sobre darles a los niños suplementos como los omega 3, ya que pueden ayudarles a rendir mejor en el colegio, es importante preguntarse sobre la seguridad de estos suplementos, así como también los riesgos y ventajas de consumirlos.

311

Según el Dr. Brent Bauer, de Medicina Complementaria e Integradora de Mayo Clinic en Rochester, las evidencias acerca de este tema son confusas. “En los escolares sanos, los suplementos de omega 3 parecen afectar muy poco su capacidad cognitiva y rendimiento en la escuela. Mientras que en los niños con trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), se estima que el beneficio es mayor. En general, parece que los efectos secundarios relacionados con la administración de suplementos de omega 3 son pocos; sin embargo, igual que haría con cualquier suplemento, es recomendable consultar con el médico del niño, antes de dárselos para verificar que sea una buena alternativa”, explica el experto.

Los ácidos grasos omega 3 son sustancias que el cuerpo necesita para una amplia variedad de funciones, que van desde la actividad muscular hasta el crecimiento celular. Sin embargo, el cuerpo no puede producir ácidos omega 3 por sí solo, sino que los extrae de la alimentación o de un suplemento. Las fuentes alimentarias de ácidos omega 3 son, entre otras, los pescados grasos como el salmón, la trucha y la caballa, además de los mariscos como las ostras, los cangrejos y los mejillones. El aceite de pescado es un suplemento alimentario común que la gente consume para ingerir más ácidos grasos omega 3. Algunos frutos secos y aceites vegetales o de semillas también contienen un tipo de ácidos grasos omega 3.

Debido a que desempeñan un papel en el desarrollo y la función cerebrales, especialmente en el aprendizaje y la memoria, se ha planteado que los niños escolares deberían consumir más cantidad de ácidos grasos omega 3 para mejorar su rendimiento en la escuela.

“Los resultados de los estudios clínicos para analizar el efecto de los ácidos omega 3 sobre la capacidad cognitiva varían considerablemente. Algunos de ellos no muestran ninguna diferencia en el rendimiento escolar de los niños sanos que toman un suplemento de omega 3; otros, en cambio, observan alguna mejora en la lectura, el aprendizaje y la memoria. Los efectos fueron más notorios en los niños con índices bajos de alfabetización y en los mal nutridos”, comenta el profesional.

Según explica el Dr. Bauer, en los escolares diagnosticados con trastorno por déficit de atención e hiperactividad, las evidencias acerca de la supleción de los ácidos grasos omega 3 para ayudarles con los síntomas también varió.

No obstante, de forma general, los resultados de esos estudios parecen indicar que cuando ese tipo de niños toma un suplemento de omega 3, los síntomas disminuyen y mejora su rendimiento escolar. De todas maneras, cabe mencionar que los resultados positivos no se debieron a la supleción de ácidos grasos omega 3, puesto que la mejora se observó solamente en los niños que ya tomaban medicamentos estimulantes como tratamiento para su trastorno por déficit de atención e hiperactividad y a quienes luego se les añadió un suplemento de ácidos grasos omega 3.

Los suplementos alimentarios que contienen ácidos grasos omega 3, de los cuales el más común es el aceite de pescado, generalmente se consideran seguros. Los efectos secundarios de tomar aceite de pescado incluyen regusto a pescado, mal aliento, indigestión, náuseas, heces sueltas y ronchas. Tomar aceite de pescado en dosis altas puede aumentar el riesgo personal de sangrado y de accidente cerebrovascular; aunque, por lo general, el riesgo de problemas para la salud de tomar este tipo de suplementos es bajo.

“Si le interesa que su hijo tome un suplemento alimentario de ácidos grasos omega 3, primero debe visitar al médico del niño. Ese profesional puede revisar el historial médico del pequeño, los medicamentos actuales y su salud general para, en base a esos factores, hablar más detalle acerca de los posibles beneficios y riesgos del niño de este tipo de supleción”, recomienda el especialista.