Actriz confesó cómo el cineasta Nicolás López le pidió ayuda tras acusaciones

Fernanda Valdivia entregó los detalles en el programa de farándula Intrusos de La Red.

2255

Nicolás López está en el “ojo del huracán” luego de que ocho mujeres acusaran al destacado cineasta de acoso sexual y laboral, en revista Sábado del El Mercurio.

Y cada día salen más testimonios de mujeres acosadas por López, este lunes la actriz Fernanda Valdivia reveló a Intrusos que el amigo de Paz Bascuñán le solicitó ayuda tras las acusaciones de acoso y abuso sexual contra ocho mujeres.

La actriz conoció a López, luego que su hija fuese participe en una de las películas que este presentó en México. Además, Valdivia contó que su vida estuvo marcada por el abuso luego que fue violada de los 9 a los 12 años.

En el testimonio, Fernanda contó que tuvo dos encuentros con López. El primero fue donde él la llevo a su casa y a su dormitorio con terraza, aunque ella escabulló propuestas y no pasó nada inadecuado. Luego este la invitó al Lusitano y ahí sí hubo una proposición sexual, confesó.

“Yo llego a esa fiesta, buena onda. Todo este equipo mexicano, que son muy alegres, muy simpáticos y todo, y estaba su grupo de amigos, que es muy cercano, que viene siendo Ariel Levy, Ignacia Allamand, la Fernanda Urrejola, había otra actriz más; la Paz Bascuñán, que llega pero también se retira temprano por el tema familiar de ella. Pero estaba el grupo cerrado de Nicolás, que eran estos actores. Muy alegre. Mucho alcohol, pero mucho”, comenzó diciendo.

Luego añadió que el cineasta se le insinuó en la fiesta: “Bueno, en esta fiesta, efectivamente, Nicolás se acerca, de repente tira algunos comentarios. Es muy desubicado, efectivamente, Nicolás. Él es muy desubicado. Empieza también a molestar a una chica que era actriz, que estaba al frente mío, pero que no la voy a mencionar por respeto. La molesta mucho, porque ella tenía una relación a distancia, que no sea boba, y empieza a jugar con el coqueteo con otras actrices jóvenes”.

“Pasado esto, volvemos como a la zona de baile, donde está el leseo. Él se había tomado unos tragos, pero no estaba curao, ojo. Es como el típico entonado. Y a mí se me acerca y me dice que lo acompañe al segundo piso, porque estaba chato del ruido, etcétera”.

“Subimos al segundo piso, que estaba en ese sector, que estaba con estas cuerditas. Él las saca y subimos. Y arriba, efectivamente, había un segundo piso muy piolita, con unos silloncitos y todo, y Nicolás López ahí fue directo al grano. O sea, ‘aprovechemos que estamos aquí, solitos y…’”. Le dije: “‘córrete, guatón pelao, ¿qué te creí?’. Y ahí estaba con copete y lo tomé como en un contexto de típico hombre con copete en un carrete, desubicado. Y bajo”, confesó.