World Vision: 41% de los niños chilenos sufre violencia física de sus padres

El estudio encargado por la ONG a la Universidad de Chile revela que 4 de cada 10 menores admitieron haber recibido golpes, cachetadas o empujones siempre o casi siempre del adulto a su cargo.

286

“La violencia está naturalizada en los patrones de crianza, y un dato que nos llama la atención es cómo los niños validan esas conductas”, explicó el director de Incidencia de World Vision, Juan Pablo Venegas, al comentar los resultados del estudio con el que la ONG midió los tipos de agresión que sufren los niños.

El sondeo “Modelos culturales de crianza en Chile: castigo y ternura, una mirada desde los niños y niñas”, aplicado por la Universidad de Chile a 2.456 alumnos de séptimo y octavo básico de colegios municipales, particulares y particulares subvencionados de las regiones de Antofagasta, Metropolitana, Valparaíso, Biobío y La Araucanía.

Aunque hace décadas existen los derechos del niño y que se supone que nadie los debería agredir de ninguna forma, la medición reveló que el 49,9%, es decir, uno de cada dos hogares del país utiliza la violencia como un método de crianza.

Dicho escenario queda patente con las respuestas de los menores consultados, ya que un 41,4% declaró recibir golpes, cachetadas o empujones siempre o casi siempre, lo que significa que 4 de cada 10 niños viven esa realidad en sus núcleos familiares.

Pero las cifras del sondeo publicadas este martes por El Mercurio, no quedan ahí, ya que la violencia psicológica también está presente en la crianza, puesto que un cuarto de los niños en Chile (22,7%) señala ser sujeto de ella en sus hogares.

“En el caso de aquellos niños que les gritan a los padres y reciben un golpe, el 46% dice que replicaría el golpe si fuera un adulto en la misma situación”, agregó el representante de World Vision”.

No obstante y a pesar de esa estadística de violencia, los niños también reconocen altas prácticas que demuestran ternura por parte de sus madres y padres. De hecho, el 93,2% de los encuestados dijo que sus progenitores les daban besos, les decían que lo querían y/o lo hacían sentir bien consigo mismo siempre o casi siempre.