¿Qué tan buen padre te consideras? Conoce la guía que puede ayudar a descubrirlo

En 227 páginas de un ameno texto de fácil lectura, podrás ahondar en los conflictos de tus hijos en edad preescolar, etapa donde es más potente su aprendizaje, su desarrollo y los devenires que definen su personalidad.

704

Lo que uno intenta en este libro es ayudar a los padres a salir de los problemas, manteniendo los buenos vínculos con los hijos”, afirma la psicóloga Neva Milicic a la hora de resumir el libro “¿Quién dijo que era fácil ser padres?”, que coescribió junto a su hija y colega, Soledad López de Lérida.

Si bien el texto no es nuevo en la plaza de la autoayuda, su renovada y actualizada edición consideró que “hay una serie de avances en la ciencia que, de alguna manera, van en la línea y reafirman que los primeros seis años de la infancia son muy decisivos en la crianza de los niños porque forman su personalidad”, explica la autora.

En entrevista con La Nación, la profesional y magíster en educación enfatiza que esta es una “guía para ayudar a superar las dificultades de los niños en edad preescolar”, considerando que existen “períodos críticos en el aprendizaje” que pueden superarse con éxito siguiendo simples pautas pero acompañadas siempre de afecto y refuerzo positivo hacia los niños.

EDAD COMPLICADA PERO PROVECHOSA

Ahora tenemos evidencia que en esta etapa el cerebro es muy neuroplástico y, por ende, lo que uno haga va ayudar a construir un mejor cerebro en los niños, un mejor desarrollo afectivo, un mejor desarrollo del lenguaje”, subraya Milicic.

Recalca que “si bien los niños a esa edad son muy encantadores, tienen algunos problemillas” que marcan períodos que son bien difíciles y que algunos autores la han llamado la edad de la terquedad, del negativismo, o del oposicionismo, porque el niño está afirmando su personalidad y tiene a enfrentarse mucho con los papás, quienes buscan apoyo para enfrentarlos.

Explica que como su cerebro está en construcción también “tienden a desregularse y por eso hacen pataletas, se ponen llorones, porfiados y aquí si uno no tiene cuidado, no cuenta con las herramientas, se puede complicar el vínculo afectivo con el mundo, con sus relaciones y además va a complicar su imagen personal”.

Como es una edad “complicada”, indica, “es importante saber manejar el negativismo, la porfía, que se ‘taiman’, a veces son de pocas palabras. Hay una serie de dificultades que es importante manejar y también estimular, porque si ya aparecen algunos rasgos temperamentales como ser más tímido o más rabioso, y por eso es una buena edad para revertir esas dificultades de una manera apropiada”.

AUTOEVALUACIÓN PARA CORREGIR Y TRABAJAR POR SU FELICIDAD

En cada uno de sus breves 23 capítulos “¿Quién dijo que era fácil ser padres?” plantea en su inicio una evaluación para que los padres se analicen, vean cómo se están enfrentando a cada etapa como el negativismo, el control de esfínter, las pataletas, la grafomotricidad, entre otros, y así trabajar ara que “nuestros niños sean más felices, no solamente inteligentes, sino que sean contentos y buenas personas.”

El tema central en la maternidad y la paternidad es tener buenos vínculos con los niños y lograr que desarrolle esas habilidades que si no se desarrollan a esa edad, es difícil hacerlo posteriormente como la empatía o el lenguaje”, apuntó la experta.

APEGOS MÚLTIPLES: ALGO FUNDAMENTAL

Entre los tips que da esta guía para padres la psicóloga experta en trastornos del aprendizaje y educación para padres enfatiza que en esta etapa de la formación de los hijos es importante compartir los roles.

“Afecta de mejor manera, porque un niño es más seguro cuando tiene apegos múltiples, o sea, cuando tiene muchas figuras que lo quieren, que lo acompañan, y esa es una sociedad que contrasta con imágenes como los niños enjaulados de Trump porque los niños necesitan apego en todas las nacionalidades y culturas”.

Creo que el hecho de compartir los roles, el que los abuelos participen en la crianza de los niños y que ellos tengan apegos múltiples, es bueno. Se necesitan cuatro o cinco personas que estén disponibles para él”, concluye la académica de la Universidad Católica.