Región Metropolitana: ventas minoristas en mayo reportaron una baja de 0,9%

Las ventas del sector acumulan entre enero y mayo un alza real anual de 1,1%, por debajo del crecimiento de 3,0% acumulado en igual período de 2017.

177

Las ventas minoristas de la región Metropolitana marcaron en mayo una baja de 0,9%, tras el aumento de 1,5% que se evidenció en abril, según el índice que elabora el departamento de estudios de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo (CNC). 

Las ventas del sector acumulan entre enero y mayo un alza real anual de 1,1%, por debajo del crecimiento de 3,0% acumulado en igual período de 2017. 

La actividad del comercio minorista en la RM, en términos de locales equivalentes, mostró durante mayo una desaceleración respecto del mes anterior en prácticamente todas las categorías. Influyó también en el resultado una mayor base de comparación en gran parte de ellas.

“Mayo marcó un día hábil menos que en igual mes de 2017, más dos feriados entre semana (el 2017 fue solo uno entre semana), lo que puede haber provocado la salida de consumidores de la capital y, por ende, menores gastos considerando que justamente los fines de semana son los días más fuertes para el sector”, explicó Bernardita Silva, gerenta de Estudios de la CNC.

“Por otro lado -agregó- las fuertes ventas del CyberMonday pudieron también afectar en parte este indicador, el cual mide las ventas presenciales en la RM”.

Los resultados de los últimos meses muestran que el sector minorista, sin contar automóviles, aún se mantiene débil. Los aumentos del sector comercio dados por el INE han estado influidos por las fuertes alzas en el sector automotriz y sector mayorista, pero las ventas minoristas de almacenes no especializados aún no logran despegar y se mantienen con débiles crecimientos.

“Esto se ha visto reflejado en mayores promociones y ofertas por parte del comercio, que antes no se veían en esta época, dado que los actores del sector acumularon mayores inventarios pensando en una mejora sustancial en las ventas, la cual aún no se materializa”, continuó la ejecutiva.

Otro factor a considerar, sostuvo Silva, es el mercado laboral, el cual aún se mantiene débil, donde crecen los trabajadores “cuenta propia” y con prácticamente un nulo crecimiento de los asalariados del sector privado. A esto se suma la debilidad en el alza de las remuneraciones reales lo que ha llevado a un débil crecimiento de la masa salarial.

“Según las estimaciones de nuestro departamento de Estudios, la masa salarial estimada de los asalariados (que perciben un salario por su trabajo y representan alrededor del 70% de los ocupados), creció en un 3,3% anual en abril de 2018, lo que implica una baja de 0,4 puntos porcentuales respecto al mes previo”, agregó Silva.