El mundial de Rusia sigue convocando a los fanáticos al rededor del globo y cómo es costumbre, la hinchada toma un rol vital en la cita planetaria. Gritos, cánticos y más, son parte del colorido de la celebración.

Es así cómo una marca de cervezas busca premiar a los más aguerridos, solo con su propia voz.

Budweiser instaló máquinas dispensadoras en diversos puntos estratégicos de Río de Janeiro, Seoul y Londres.

Estas máquinas dispensadoras detectaron la intensidad de los gritos y premiaron a quienes gritaron más fuerte con una botella de cerveza Budweiser o con dos tickets para presenciar la final de la FIFA World Cup en Moscú, Rusia.