Los verdaderos riesgos del “lengüetazo del perro”: Veterinarios advierten quienes son los más expuestos

Continúa la preocupación entre la población y también entre los veterinarios por los riesgos de esta manifestación de cariño de parte del animal, que está contagiando al humano de una enfermedad endémica, denominada hidatidosis. 

5454

La alerta la puso hace unos días el Ministerio de Salud, que llamó a la población a tener cuidado con el llamado “lengüetazo del perro”, acto que transmite una enfermedad altamente contagiosa, y que está hoy presente en varias regiones de Chile.

Claudia Álvarez, médico veterinario y vocera del Colegio Médico Veterinario de Chile (COMEVET) explica que enfermedad transmitida es la hidatidosis, una patología endémica, que se da en algunas zonas con mayor prevalencia y donde existe ganado que la perpetua. Hoy en Chile, asegura, se presentan 1,2 casos por cada cien mil habitantes, y está hoy más presente en Aysén, Magallanes, Los Ríos. De estas regiones, Aysén sigue teniendo la incidencia más alta y sólo el año pasado se presentaron 34 casos.

“La única forma en que las personas se enfermen en Chile es directamente desde el perro, porque el perro tiene el parasito adulto y lo elimina en las fecas y como el perro se limpia el ano con la lengua, luego contagia al humano. En la región Aysén, tenemos niños de un año y 2 años enfermos, que no tienen mucha conciencia de cómo juegan con su mascota y el perro los lengüetea y les contagia el huevo (que viene en las fecas) y eso se convierte posteriormente en los quistes que se alojan en algunos órganos del ser humano. Además, puede contagiarse al acariciar a su mascota y consumir alimentos sin lavarse las manos”, señala la especialista.

Los “quistes hidatídicos”, representan una seria amenaza para los humanos, aún cuando su tasa de mortalidad es baja. ¿Cómo evitarlo? Según los expertos, se puede evitar dejando de darles besos a las mascotas y manipulando de forma segura las fecas de los caninos.

Los riesgos de contagio son manejables, y se centran exclusivamente en los cambios de hábitos conductuales. Por ejemplo, en el campo se suele faenar a los animales y los interiores son alimento para los perros.

“La mortalidad es poca, pero el tratamiento generalmente se soluciona con cirugías que pueden ser mayores, lo que implica riesgos para las personas, traslado de éstas y además de recursos para la salud pública. La Hidatidosis era una enfermedad más relacionada con el mundo rural, actualmente y mientras más nos acercamos a las mascotas, estamos más expuestos”, agrega Claudia Álvarez.

La especialista advierte que ya no es una enfermedad exclusiva del mundo rural y que hoy también está presente en ciudades.

Las recomendaciones:

– No alimentar a los perros con vísceras crudas provenientes de ganado faenado

– Lavar las manos después de tocar o acariciar a su perro

– Evitar el lengüetazo de su perro.

– Desparasitar a su perro.