Estrechez prepucial en los niños: Recomendaciones para evitar una cirugía

Para poder detectar que puede convertirse en una patología, es importante estar atentos a síntomas que no pasan inadvertidos como infecciones o ardor al orinar.

475

Aunque la fimosis o estrechez prepucial actúa como protector del órgano genital masculino, el mantenerse así más allá de los 4 años de edad del niño adquiere rango de patología, eso sí, que puede tratarse adecuadamente sin necesidad de llegar al quirófano.

La estrechez prepucial o también conocida como fimosis, es un fenómeno fisiológico que se da durante la etapa de incontinencia fecal y urinaria hasta alrededor de los 18 meses de vida del niño.

Datos advierten que generalmente está presente en el 90% de los recién nacidos en la población, disminuyendo al 50% en el primer año de vida y baja al 5% a los 3 años.

En ese período, el prepucio actúa como protector para evitar la progresión de lesiones en el glande, derivadas de inflamaciones locales de la zona perineo-genital.

Si el estrechamiento persistente de la piel prepucial impide la salida del glande por la abertura del prepucio, dificulta el aseo y aumenta el riesgo de infección, imposibilitando la actividad sexual en el futuro.

TRATAMIENTO

El cirujano infantil, Sergio Acevedo, explica cuándo se debe aplicar tratamiento y cómo prevenirla, entre otras cosas.

“Esto es algo normal o fisiológico en lactantes, pero si continúa después de los 4 años se considera patológico”, por lo mismo, se recomienda tratamiento después de esa edad.

Añade que generalmente no da síntomas, pero puede producir balonamiento o ardor al orinar y humedad o infección en la zona, por lo que hay que estar atentos.

La fimosis debe ser tratada si persiste en niños de 4 años o más. Dentro de las soluciones que la medicina otorga podemos encontrar las cremas de corticoides. “Estas tienen la capacidad de acelerar la maduración del prepucio, son efectivas en aproximadamente el 50% de los casos”, indica el cirujano infantil de Clínica Ciudad del Mar.

La circuncisión es el tratamiento definitivo y está indicada si persiste la estrechez prepucial después de los 4 años, si hay infección de la zona (balanitis) o parafimosis. “Es un procedimiento relativamente simple que debe hacerse bajo anestesia general y que toma entre 20 y 30 minutos”, indicó el facultativo.

Como forma de prevención, el doctor Acevedo explica que la mejor forma de permitir la normal maduración del prepucio y evitar la cirugía es “mantener un buen aseo de la zona evitando los masajes o dilataciones, que son la principal causa de fimosis secundaria”.