En el Día del Cine, de la mano de un Smartphone

Este 21 de junio Chile celebra al séptimo arte, el mismo que ha pasado por cientos de cambios en décadas de historia. La última llega con los teléfonos inteligentes y nuevas tecnologías, la que solo termina por abrir las puertas a que nuevas generaciones puedan contar sus propias historias. La directora de cine Marialy Rivas ("Joven y Alocada") hace un crudo análisis del escenario actual y cómo equipos como el iPhone han hecho evolucionar a la pantalla grande.

119

Una mujer fantástica”, del director Sebastián Lelio, no solo se convierte en la primera película chilena en ganar un premio Oscar, sino que también en convertirse en un hito en la historia del país y un eslabón que influyó en la agenda política y que aceleró la agenda de identidad de género durante el gobierno de Michelle Bachelet.

Ese es el poder que tiene el cine, el mismo que celebra su día este 21 de junio de forma oficial, aunque comercialmente se ha trasladado a la primera semana de octubre.

Y si bien la producción nacional sigue subiendo su nivel, aún quedan cuentas pendientes. Marialy Rivas es directora de cine detrás de películas como “Joven y Alocada” (2012), “Blokes” (2010) y “Princesitas” (2017) y en entrevista con La Nación, reconoce el gran avance que ha tenido el país en el séptimo arte y lo que significó la estatuilla dorada para Chile.

“El cine chileno lo veo como una fuerza colectiva de amor, pensando en equipos que se han formado con los años, con directores que se sacan la mugre desde hace tiempo, pero lo que no se condice es que no hay ninguna política estatal que apoye el nivel de cine que tenemos. El fondo audiovisual sigue premiando seis películas al año, cuando te va tan bien en algo, como ganarse un Oscar, que parece imposible con todos los países que postulan, y que lo haya ganado este país tan pequeñito… Son esfuerzos de personas preciosas, que tienen que ser apoyados por leyes”, comienza Rivas.

Marialy Rivas

-Parece un viaje muy romántico, con un camino duro y una meta insegura.
Exacto. Es un riesgo muy alto, porque para llegar a esos niveles, como en todo oficio, tienes que ir ensayando y vas haciendo una película tras otra y eso te va a llevar a un mejor escenario. Para que eso suceda los directores tienen que pasar por una y mil penurias y eso no puede ser.

Ojala que las nuevas generaciones que vengan, que tienen una visión que le está interesando al mundo. En ninguna otra industria con este nivel de éxito el gobierno estaría tan pasivo. Que le siga yendo bien, celebra los logros pero no hace nada por fortificarlo y crear audiencias o directores.

-Eso sería lo ideal, pero la sensación es que el camino va en sentido contrario. ¿Lo sientes así?
Sí. Me parece ridículo. Por ejemplo, Argentina y Francia son países que tienen una ley tan simple como cobrar un impuesto a las películas extranjeras, como a las cintas gringas que ganan millones de dólares, y que parte de ese impuesto vaya para financiar el cine nacional. Pero Chile es un país que nunca va a privilegiar la cultura o el desarrollo de talentos nacionales, y con un impuesto a gente que lo puede pagar.

Escena de “Joven y Alocada”

El cine de la mano de un Smartphone

Vienen nuevas generaciones y puede que ellos tengan un mayor acceso más rápido para hacer sus propias películas, por ejemplo, con un iPhone y otras tecnologías.

Hoy este tipo de teléfonos se han convertido en herramientas para el trabajo de dirección, inclsuo, hay películas que se han hecho solo con ellos. Sin embargo, para Rivas, estas son herramientas y que sí pueden simplificar el trabajo y hacerlo accesible para nuevas generaciones, aunque es importante conocer los lenguajes.

“Como todas las cosas, las cámaras son herramientas y lo fuerte son las historias que se cuentan. Y lo bueno es que cualquier persona hoy puede decidir contarlas de una manera más a la mano, pero al mismo tiempo, el cine como arte narrativo es complejo. De distintas formas, estas nuevas herramientas te permiten hacer más prueba y error y llegar más rápido a entender tu lenguaje y ver qué cosas funcionan y cuáles no”, explica a La Nación.

Apple

“Lo entretenido de esas tecnologías es que los cabros de 20 años saben que hoy hay web series, por ejemplo, en Instagram se van a poder subir videos de una hora. Evidentemente, entre más potente sea tu teléfono, más se podrá perfeccionar un lenguaje específico se esta nueva generación y cómo nos comunicamos”, agregó.

-Para el usuario de iPhone que quiera hacer su corto, ¿qué consejo le podrías dar?
Lo que tiene bueno el iPhone es que graba en 4K, lo que permite una muy alta definición, podrías poder volver a encuadrar las tomas, tiene cámara lenta… que son herramientas con las que puedes ir ensayando. Por ejemplo, si grabo un coqueteo en cámara lenta, en vez de a velocidad normal, es como si se detuviera el tiempo. Lo que uno sabe con el ensayo es que una pequeña levantada de ceja o una sonrisa, es súper significativa en ese momento.

Las nuevas tecnologías te permiten explorar cómo relatar mejor alguna historia, cómo una cámara lenta te puede decir más cosas y entrenar a tu ojo para encuadrar de una manera u otra.

Tips en iPhone: No es llegar y grabar

Y si bien las nuevas herramientas acercan a las nuevas generaciones al séptimo arte, éstas no les garantizan el camino al éxito. Hay todo un lenguaje que deben aprender para poder convertir historias en imágenes y escenas en películas.

Para Rivas son tres los consejos básicos para poder iniciar la grabación de tu primera película con un Smartphone, como el iPhone.

Lo primero, explica es tener una consideración especial sobre la luz y cómo afecta a lo que tendrás en escena, incluyendo personas y objetos. El color y la fuerza de la luz (dependiendo de la fuente) pueden otorgar distintas emociones.

Con lo anterior también hay que considerar la exposición, es decir, el nivel de la luz en la imagen. En los equipos Apple el nuevo director puede regularla simplemente tocando la pantalla y deslizando la pantalla arriba o abajo.

Apple

Además, el encuadre es una pieza fundamental en el trabajo. El ángulo, objetos y su cercanía al lente puede hacer la diferencia.

Cabe recordar que en equipos como los iPhone 7 y 8, tienes la posibilidad de ajustar aspectos de la imagen, como corrección de colores, luminosidad y contrastes.