Abogada experta en inmigración: “Política de Trump es inmoral y cruel”

Experta en la materia asegura que esta situación está lejos de toda comprensión y que no es posible que podamos aceptarlo. “Deja a los niños en una situación traumática y de total falta de humanidad”.

178

Nadie migra porque quiere”. Así de tajante es la abogada, ex diplomática y experta en temas de migración María Soledad Torres, quien, con más de 20 años de carrera en diversos países de América, se sorprende con lo que está ocurriendo hoy en Estados Unidos, con la nueva política de Donald Trump.

Si bien el presidente de Estados Unidos firmó una orden ejecutiva para detener la separación de los niños inmigrantes de sus padres al ser detenidos en la frontera sur, debido a las fuertes críticas internacionales, la profesional asegura que lo ocurrido hace algunos días no puede ser aceptado.

“La politíca migratoria establecida por el Presidente Trump a todas luces va contra la dignidad de las personas. No sólo es inadmisible sino inmoral y cruel.  Que niños se vean afectados por la interposición de políticas que vulneran derechos humanos fundamentales sólo demuestra la falta de empatía que existe hacía el tema migratorio. Nadie migra porque quiere”, asegura María Soledad Torres, abogada, ex diplomática y experta en temas de migración y socia directora de Legal Global (www.legalglobal.cl).

La profesional asegura que es claro que los países pueden interponer políticas con el objeto de preservar su seguridad, estabilidad y orden interno pero separar familias y afectar a niños dejándolos en una situación traumática es falta de humanidad. “No es posible que podamos aceptar ese tipo de situaciones. El lema que incluso usa el himno nacional estadounidense no es tal como que es la tierra de la libertad es sólo retorico”.

“Somos un mundo global, más de 3,5% de la población mundial ha tenido que dejar su país por motivos de violencia, guerra, pobreza, persecución, entre otros y no podemos ser ajenos a eso”, insiste la ex diplomática.

Entre el 5 de mayo, cuando comenzó a implementarse esta política, y el 9 de junio, 2.342 niños y jóvenes inmigrantes fueron separados de sus padres en la frontera sur del país, de acuerdo con cifras oficiales.