El presidente Donald Trump aseguró que los Estados Unidos no se convertirá en un “campo de inmigrantes”, al tiempo que su gobierno enfrenta una controversia por la práctica de separar a los niños de sus familias inmigrantes.

El Departamento de Seguridad Interna (DHS) afirma que no tiene una política de separación de familias, pero los casos se dispararon exponencialmente desde que la actual administración pasó a arrestar a los inmigrantes que cruzan de forma clandestina la frontera del país, desatando la crisis.

600 MIL PEDIDOS DE ASILO

Entre marzo y mayo de este año, más de 50,000 personas han sido arrestadas mensualmente por ingresar en forma clandestina por la frontera con México . En un 15% de los casos se trata de familias, y un 8% son menores sin compañía de adultos.

Los ciudadanos mexicanos son devueltos a su país, pero se registraron un número de personas provenientes de Guatemala, Honduras y El Salvador , quienes resultaron más difíciles de sacar del territorio de los Estados Unidos.

Prácticamente todas las familias y los menores sin compañía de adultos solicitan asilo en el país alegando un temor verosímil de sufrir violencia en caso de que retornen a su país.

Hasta ahora, los demandantes de asilo registraban sus casos y eran liberados en Estados Unidos en espera de que estos fueran analizados.

En la actualidad, existe un acumulado de 600 mil pedidos de asilo y muchas familias nunca se presentan para defender sus casos, optando por “diluirse” en la sociedad estadounidense.

Para la gestión de Trump esta situación se convirtió en un “imán” para ingresar a los Estados Unidos.

SEPARACIÓN COMO DISUASIÓN

Entre octubre de 2017 y abril de este año, unos 700 niños fueron separados de sus padres y reingresaron por semanas o se enviaron a centros de acogida antes de poder volver a reunirse con sus familias, pero a la medida no tuvieron impacto en el número de nuevos inmigrantes.

El mandatario ordenó medidas más rígidas y el 7 de mayo el fiscal general y secretario de Justicia, Jeff Sessions, anunció la política de “tolerancia cero”.

Según ella, toda persona que ingrese clandestinamente resulta detenida y se enfrenta a cargos criminales. Cuando se trata de familias, los niños son separados de los padres.

En apenas cinco semanas de aplicación, el número de niños separados de sus padres aumentó a más de 2.300.

¿LEY O POLÍTICA?

Donald Trump afirma que una ley que él heredó de gobiernos demócratas lo fuerza a separar familias de inmigrantes. Pero Sessions y otros funcionarios han hecho referencia a una “política” de procesar a los adultos por ingreso clandestino al país.

En realidad, nada obliga al gobierno a procesar inmigrantes que ingresan clandestinamente al país. Pero ello fuerza la separación de los núcleos familiares.

Esto es así porque cuando los padres son arrestados bajo cargos criminales, deben ser separados de los niños.

“Si cruzas nuestra frontera de forma ilegal, te vamos a procesar. Si contrabandeas un niño, te vamos a procesar y los niños serán separados tal como lo requiere la ley”, dijo Sessions.

¿QUÉ PASA CON LOS NIÑOS?

Una vez separados de sus padres, los niños son entregados a la Oficina de Instalación de Refugiados (ORR, en inglés), del Departamento de Salud y Servicio Humanos.

Estos menores tienen edades que van desde un año a los 18 y son retenidos en centros de acogida, donde duermen en colchones sobre el concreto en unidades delineadas por cercas metálicas que ofrecen al conjunto la impresión de una enorme jaula.

En la actualidad, el ORR tiene 12,000 niños y menores de edad, casi 10,000 ingresados ​​al país sin un adulto.

De acuerdo con Ejecutivo, la ORR trata de instalar los niños que tienen la compañía de adultos junto a familiares que ya viven en Estados Unidos , en un proceso que puede demorar varios meses.

El organismo afirma que también trata de ubicar a estos jóvenes recién separados de sus padres.