Movilh celebra que la OMS haya retirado la transexualidad de lista de enfermedad

“Hoy por fin la OMS se ha puesto a la altura de los estándares internacionales de derechos humanos”, afirmó Rolando Jiménez.

213

La Organización Mundial de la Salud (OMS) excluyó a la transexualidad de su Lista Internacional de Enfermedades, un cambio de relevancia mundial, según el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), que espera tenga un positivo impacto en la tramitación de la Ley de Identidad de Género en Chile. 

“Tras décadas de lucha de los movimientos de lesbianas, gays, bi, trans e intersex (LGBTI) en todo el mundo, hoy por fin la OMS se ha puesto a la altura de los estándares internacionales de derechos humanos, dando fin a un estigma que solo provocó daño a la salud de quienes tienen una identidad de género distinta a la mayoritaria”, sostuvo el director de Derechos Humanos del Movilh, Rolando Jiménez. 

El dirigente recordó que “en 1991 la homosexualidad salió de la lista de enfermedades de la OMS. Hoy, tardíamente, corre igual suerte la transexualidad. Las diversidades sexuales y de género festejamos este hermoso e histórico día que mejora la calidad de vida y permite alcanzar la felicidad a uno de los grupos humanos más discriminados del planeta”.

A juicio de Jiménez, la “salida de la transexualidad de la lista de patología de la OMS es un hecho de trascendencia histórica y mundial que esperamos tenga positivo impacto en la tramitación de la Ley de Identidad de Género. Todas las intenciones de patologizar la transexualidad o de solicitar exámenes para el cambio de nombre y sexo legal, debe ser erradicada de raíz de nuestro Congreso Nacional”.

A su vez, el director del departamento de Salud Mental y Abuso de Substancias de la OMS, Shekhar Saxena, anunció que la transexualidad ya no es considerada como una enfermedad mental que abandonará el capítulo de “trastornos”, pasando al de “condiciones relativas a la salud sexual”.

Tras 11 años de trabajos y 21 años sin actualizar la lista, la OMS apuntó que la transexualidad solo permanecerá en la lista de “condiciones relativas a la salud sexual” con el fin garantizarse en los servicios de salud su acceso a los procesos de readecuación corporal.

Queremos que las personas que viven estas condiciones puedan obtener la ayuda sanitaria cuando la necesiten (…) No hay evidencias de que una persona con un desorden de identidad de género deba tener automáticamente al mismo tiempo un desorden mental, aunque suceda muy a menudo que vaya acompañado de ansiedad o depresión”, producto de la incomprensión y discriminación social”, añadió Saxena.

Además, agregó, “si a las personas con un desorden de identidad de género se las identifica automáticamente como alguien con un desorden mental, en muchos países se les estigmatiza y puede que se les reduzca las oportunidades de buscar ayuda”.