Papa Francisco pide perdón por heridas y ofensas a los laicos de Osorno

El mensaje del pontífice fue leído este domingo por el obispo de Malta, Charles Scicluna, en una misa realizada en la catedral San Mateo de la ciudad sureña.

418

El Papa Francisco pidió perdón por las heridas y ofensas provocadas a la población de Osorno dividida por la designación del obispo Juan Barros, acusado de encubrir abusos sexuales, en un mensaje leído el domingo durante una misa por uno de sus enviados, monseñor Charles Scicluna.

“El Papa Francisco me ha encargado pedir perdón a cada uno de los fieles de la diócesis de Osorno y a todos los habitantes de este territorio, por haberles herido y ofendido profundamente”, indicó Scicluna durante la ceremonia realizada en la Catedral San Mateo de Osorno.

Los enviados papales Scicluna y Jordi Bertomeu encabezaron la misa que busca reparar y reconciliar una comunidad de laicos profundamente dividida por la designación como obispo en 2015 de Juan Barros, acusado de encubrir los actos de pederastia del influyente sacerdote Fernando Karadima, en un escándalo que destapó la peor crisis de la historia de la iglesia en Chile.

Todos los obispos chilenos, incluido Barros, renunciaron ante el Papa en una reunión en el Vaticano en mayo pasado, en medio de duras críticas del pontífice por el trato que el clero del país dio a las denuncias de pederastia.

Francisco, quien defendió a Barros en su primera visita a Chile en enero pasado, decidió aceptar su renuncia, así como la de otros dos obispos.

Pese a esto, los laicos afirmaron el domingo, minutos antes del inicio de la ceremonia, que ésta “no es una misa de reparación ni de reconciliación” y manifestaron que “se inicia hoy un largo proceso de sanación que durará seguramente mucho tiempo”, en un comunicado leído por Mario Vargas, representante de los Laicos de Osorno.

La misa es parte de la extensa agenda de Scicluna y Bertomeu desde su arribo a Osorno el jueves, que incluyó reuniones con el clero de la ciudad y fieles de distintas parroquias.

Los enviados del Papa llegaron el martes a Santiago, donde explicaron que entregarían ayuda técnica y jurídica a las diócesis chilenas para enfrentar nuevas denuncias de pederastia, y adelantaron que se creará una oficina que recibirá las acusaciones sobre abusos.

En medio de su visita, la fiscalía chilena realizó allanamientos en las oficinas de la Iglesia Católica en Santiago y de Rancagua donde se incautaron archivos eclesiásticos, en medio de una investigación sobre los abusos cometidos por sacerdotes.