Hermano de Karadima sostuvo reunión secreta con el Papa Francisco

“Yo creo que él tiene el convencimiento, por su estructura de personalidad, que es inocente”, declaró Óscar Karadima, que el pasado 1 de junio se reunió con el pontífice en el Vaticano.

313

Óscar Karadima, hermano menor de Fernando Karadima, sostuvo una reunión secreta con el Papa Francisco, durante la serie de encuentros que se realizaron en la Santa Sede en el mes de mayo. Fue uno de los dos laicos que viajaron junto a los sacerdotes víctimas de abusos, pero su nombre se mantuvo en reserva.

En entrevista con La Tercera, se refirió a la relación con su hermano, condenado por el Vaticano en el marco de los casos de abusos que se han hecho públicos en la iglesia nacional.

“Sigo pensando cómo es posible que un hermano mío haya hecho lo que él hizo”, indica agregando que la relación con su familia siempre fue difícil. “Toda la familia Karadima ha sido víctima de abuso de poder y de conciencia. Fernando era un hombre soberbio, un hombre autoritario, un hombre a quien le teníamos temor”.

“Nunca nos ha dado una explicación de nada. Ni siquiera antes de que reventara todo, ni siquiera nos reunió para anticiparnos que venía algo sobre él”, añade.

Indicó haberse reunido con el Papa Francisco el 1 de junio, luego de solicitar una audiencia con los enviados especiales del Sumo Pontífice, Charles Scicluna y Jordi Bertomeu.

También acusó la actitud por parte de las autoridades eclesiásticas chilenas, en la forma de tratar a sus familiares una vez que se destaparon los casos. “Ni Ezzati, ni Errázuriz, ni nadie reconoció nuestro dolor. Por eso, lo que también yo pido, porque nunca nadie lo ha dicho, es justicia con mi familia. El Papa fue el único que tuvo palabras de cariño y de consuelo hacia ellos”.

El 16 de enero de 2011, Fernando Karadima fue condenado canónicamente por el Vaticano en enero de 2011, y la condena fue ratificada en julio del mismo año. La justicia civil determinó que los delitos existieron, pero estaban prescritos. El sacerdote nunca expresó arrepentimiento o reconocimiento de los hechos.

“Yo creo que él tiene el convencimiento, por su estructura de personalidad, que es inocente. En segundo lugar, por su terrible soberbia y porque ni siquiera nos ha llamado a nosotros, a su familia, a sus hermanos, para habernos pedido perdón por todo lo sufrido”, señaló el hermano menor de Karadima.