No fue ni nieve ni granizo: ¿Qué fue lo que cayó en Santiago?

Sorpresa y maravilla. Los capitalinos no se esperaban la caída de una especie de granizo durante la tarde del lunes, pero varios quedaron con extrañados al tener un aspecto sospechoso.

1899
Santiago, 11 de junio, 2018. Transeuntes se divierte con un mono de nieve, en Plaza de Armas, durante la nieve caída en el centro de la capital. Ramon Monroy/Aton Chile.

La mañana del lunes comenzó con una decepción generalizada. A pesar de los pronósticos ni un copo de nieve se dejó caer sobre la capital más allá de Lo Barnechea. Distintos meteorólogos aseguraban que las bajas temperaturas darían paso a precipitaciones blancas que cubrirían todo el sector oriente, incluyendo Providencia y sectores de Santiago.

Pero todo cambió pasadas las 15:30 horas, cuando algo parecido a la nieve cubrió gran parte de la capital. Sin embargo, la consistencia del material dejó a varios confundidos. Si bien se pensaba que era nieve, era sólido como granizo.

No fueron copos de nieve, ni granizo, fue Graupel”, explicó el doctor en Ciencias Atmosféricas del Massachusetts Institute of Technology, Roberto Rondanelli.

Según el también investigador del Centro de Ciencia del Clima y la Resiliencia de la Universidad de Chile, “el graupel es un fenómeno no meteorológico tan extraño, que es un muy probable que no haya caído en Santiago hace décadas, y que en forma física se encuentra en medio del copo de nieve y el granizo”.

De acuerdo a LUN, el fenómeno es una especie de hielo pequeño, que se forma de las gotas de agua que se congelan al entrar en contacto con copos de nieve.

“Cuando las corrientes ascendentes son capaces de mantener los copos de nieve más o menos a la misma altura que las microgotas de agua sobre enfriada, éstas últimas no sólo entran en contacto con las partículas sólidas de copo, sino que terminan por cristalizarse instantáneamente en torno a este, formando una estructura de cristales sólidos de hielo sobre el suave núcleo de origen nivoso”, explicó a su vez María Soledad Valdebenito, climatóloga de alta montaña y CEO de la consultora Trakun.