Mauricio Weibel y fraude en Carabineros: La justicia deberá dilucidar si el general Bernales estuvo involucrado

El periodista lanza el libro "Ni orden ni patria", en que datalla los pasos llevados al interior de la institución para llegar a realizar el millonario fraude con fondos públicos y que involucró a más de 100 personas.

928

Se transformó en un verdadero escándalo social y político. El millonario desfalco de fondos desde Carabineros involucra a más de 100 personas, incluyendo uniformados y civiles, aunque -curiosamente- ninguna mujer de la institución.

Ha pasado más de un año desde que el mismo organismo –con una investigación judicial sobre sus hombros- se auto denunciara ante la opinión pública, pero aún no hay certezas del monto total que terminó en cuentan bancarias privadas.

El galardonado periodista Mauricio Weibel, el mismo que destapó el fraude al interior del Ejército, es el autor del libro “Ni orden ni patria”, que ahonda no solo el caso, sino que las consecuencias que tuvo en cada uno de los involucrados.

En forma detallada, cada capítulo navega por las acciones de esta “banda delictual”, como califica Weibel. Cada uno de ellos con un título que habla de la voluntad que tuvo cada uno de los participantes de unirse el ilícito: “De inmediato acepté”, “Le compró un auto Audi de regalo”, “Yo era quien confeccionaba la planilla”, son algunos de ellos.

A partir de testimonios y confesiones en la causa, Weibel entra en un nuevo desafío de reportaje, al escribir un libro, al mismo tiempo en que ocurrían los hechos, en un caso que sigue abierto.

Pareciera una especie de déjà vu, pasando del caso de fraude desde el Ejército al de Carabineros ¿Qué fue lo que más lo sorprendió de este nuevo caso?
Cuando empezó a aparecer el caso como “pacogate”, me sorprendí por dos cosas, una es que la información la entregara el propio alto mando de Carabineros, primera señal que era una cosa muy grande y segundo, que fuera un desfalco, un robo hecho a vista y paciencia de todo el mundo, con platas públicas, a diferencias del “milicogate” que fue con fondos reservados.

¿Funcionó la idea de Carabineros de ser ellos mismos quienes denunciaron el caso a la opinión pública, para reducir el impacto en su imagen?
No sé si ese fue el motivo, lo que sí sé es que en Carabineros había dos almas, una que quería tapar la operación de desfalco que estaba en Finanzas y otra que quería que se conociera esto y que así la institución de saneara.

A mí me contactó un general durante la investigación, no diré su nombre, pero me preció un gesto inesperado.

Llama la atención de los títulos de los capítulos del libro, en que demuestra la intención delictual de los implicados.
Los que hacemos periodismos debemos rescatar los testimonios de los personajes, más que la opinión personal. Hay un largo relato a través de declaraciones, confesiones y a la documentación de los respaldos. No hay ninguna “off the record”, simplemente está todo lo confirmado por confesión. Eso es lo que le da todo el rigor al libro, que intenta aclarar cómo se defraudaron 28 mi l millones de pesos del fisco, el que equivale a 10 veces los sueldos de los presidentes de la República. Ese es el esfuerzo de este libro, explicar cómo se hizo y sus consecuencias.

Al inicio del libro relata el momento en que presentó la intención de realizar un reportaje de investigación sobre AFP y que finalmente le costó su trabajo en TVN. ¿Cómo enfrenta ese impedimento o bloqueo a la labor periodística?
El gremio de investigación es siempre bastante oneroso, implica mucho tiempo de trabajo, una gran paciencia y obsesión. Hoy los medios están viviendo una crisis económica de identidad y eso hace difícil que exista un programa de investigación. Ya no están esos grandes espacios de una hora y más de duración para reportajes. Los medios impresos tienen muy poco.

Creo que estamos entrando en un momento muy complejo para el periodismo de investigación en Chile y ojalá se pueda revertir, porque creo que es muy importante para la democracia.

Es un momento duro, considerando también que uno de los afectados es el propio canal que se sustenta con fondos públicos
Es muy dolorosa la situación económica de TVN, que no tengamos un canal público, que más que funcionar como uno estatal, lo hace como uno privado y creo que tenemos que tener una conversación muy profunda, como sociedad, sobre qué televisión pública queremos.

Impresiona el alcance de los involucrados, siendo más de cien, incluyendo civiles y uniformados
No creo que haya habido un cartel de droga tan grande y con tantos recursos. Realmente impresionante la cantidad de personas que participó de esto y el tiempo que duró, más de 10 años.

¿El fraude llegaría hasta la época del general José Bernales?
Hay distintas versiones y se supone que duró más de 10 años. El problema es que muchos informes de los bancos se puedes destruir, por ley, después de seis años, entonces hay todo un problema de cómo verificar esos datos y ahí lo único que va quedando son los testimonios y será la justicia la que tendrá que dilucidarlo.