Cómo sobrevivir la fiebre futbolera sin Chile en el mundial

Para algunos, esta realidad no tiene mayor significado. No obstante, para muchos otros podría llegar con síntomas de tristeza, angustia e incluso, depresión. Una experta entrega consejos para aquellos fanáticos.

253

Según diversos estudios, cuando un amante del fútbol observa a su equipo favorito, las reacciones que se generan a nivel cerebral son muy parecidas a aquellas que produce una adicción. De hecho, los expertos hacen una diferenciación muy importante entre el fanático y el adicto a un determinado deporte, ya que “cuando pasa a convertirse en una obsesión, las cosas se complican desde el punto de vista psicológico, pues genera conductas negativas y permite un descuido de las obligaciones reales que tiene la persona”, explica la psicóloga de la Clínica Vespucio, Mercy Iriarte.

Para quienes demuestren este tipo de conductas, junio será especialmente complicado, ya que empieza la Copa Mundial de Fútbol a la cual la Roja no logró clasificar. Así, muchos aficionados deberán vivir la fiebre futbolera que empezará a rondar en el ambiente y en los medios de comunicación, pero sin la posibilidad de ver jugar a nuestra selección. “Especialmente en aquellos que presentan estos síntomas de obsesión con el deporte, podrían surgir sentimientos de tristeza y frustración”, aclara la especialista.

En estos casos, las recomendaciones para vivir la cita mundialera que comenzará este 14 de junio son:

► Realizar deporte en familia o con amigos, con el objetivo de despejar la mente con una actividad que la persona disfruta y, al mismo tiempo, con terceros que normalmente lo acompañan observando el deporte.

► Ver otro tipo de disciplinas deportivas, que no le recuerden constantemente la frustración de que la selección de fútbol no está en el Mundial.

“Durante los partidos, los fanáticos sienten síntomas de angustia y tensión. Si pierden, genera una crisis de angustia y rabia lo cual influye emocionalmente en la vida personal y profesional”, detalla

Mercy Iriarte. Estas son las emociones que se repiten cada vez que el evento nos recuerda que no estamos participando en la cita mundialera.

BENEFICIOS DE VER FÚTBOL

Por el contrario, si ver fútbol es sólo un pasatiempo que no influye en nuestra calidad de vida, se puede transformar en el momento perfecto para compartir sanamente con los amigos o la familia.

Los beneficios son múltiples y, como detalla la especialista, “es una instancia para desarrollar habilidades sociales, fortalecer valores, adaptarse a las reglas e incluso dejar de lado algunas presiones de la vida laboral”.

Quienes tengan la intención de cambiar y dejar su “fanatismo por los deportes” a un lado para proteger su vida familiar o personal, pueden intentar hacer algunas de las siguientes acciones:

► Anotar semanalmente cuántas horas se ve, oye o revisan resultados deportivos.

► No ver más de dos horas semanales del deporte que nos apasiona.

► Confiar en nuestros familiares cuando haya que tomar decisiones como “veo el partido o comparto con mi familia”.

► Intentar hacer algo para nosotros mismos o socializar en vez de quedarse viendo un partido.