Alfredo Castro y Rodrigo Pérez muestran el tránsito sexual de Los Arrepentidos

La obra de Marcus Lindeen y dirigida por Víctor Carrasco, pone en el debate la búsqueda de la identidad cómo un proceso que no se termina nunca, al mostrar a dos hombres que han transitado por distintas identidades de género a lo largo de sus vidas.

462

Los actores Alfredo Castro y Rodrigo Pérez, invitan a indagar en la libertad para elegir sobre la orientación sexual de cada persona en un montaje que basado en hechos reales muestra la historia de dos hombres que transitaron hacia una identidad femenina y luego decidieron regresar al punto de partida.

Se trata de Orlando y Mikael, dos transexuales que se encuentran para hablar por primera vez de los cambios que cada uno ha realizado en pos de encontrar su identidad en Los Arrepentidos.

Ambos se sometieron hace varias décadas a una cirugía de reasignación para ser Isadora y Mikaela y en una conmovedora conversación, hacen un cuestionamiento a los roles de género que se juegan ante los demás y ante uno mismo y a las conductas que han sido impuestas por la sociedad a lo largo del tiempo.

En este primer encuentro, hablan de los diferentes momentos, circunstancias y motivaciones de sus operaciones de cambio de sexo, de la vida antes y después de ellas, y de lo que hizo que ya no quisieran vivir como mujeres,

“No quiero quedarme atascado donde estoy, mitad hombre, mitad mujer. ¿Me entiendes? Este terreno de nadie es un infierno para mí”, dicen en escena.

Son dos hombres que han atravesado las fronteras entre lo masculino y femenino, que hablan sobre sus vidas, problemas, estrategias, recuerdos y sueños. Desde cómo eligieron su nombre de mujer, hasta las técnicas que usaban para ocultar que nacieron como hombres.

El montaje habla de la búsqueda entendida como una constante en la existencia humana. Retrata a dos personajes asfixiados por no calzar en las concepciones restringidas de género, toca lo femenino y lo masculino, el amor y la soledad, el devenir de dos cuerpos en tránsito, y sobre todo, de qué depende nuestra identidad.

Castro interpreta acá a Orlando, un joven gay que creció cuando era ilegal serlo, que se prostituía en los parques y que en 1967 decidió operarse, siendo uno de los primeros cambios de sexo en Suecia.

Pérez interpreta a Mikael, quién lo hizo cuando ya tenía más de 50. Ahora que vuelve a ser hombre añora aquella época como Mikaela, donde podía hacer lo que quería sin temor a consecuencias, porque a una mujer no se le pega.

Víctor Carrasco investigaba el tema trans cuando dio con la obra, le escribió al autor y decidió inmediatamente hacerla: “Lo que me pareció súper transgresor es que al iniciar un camino, pareciera que no hay retorno. Y la obra trata de la búsqueda de la identidad cómo un proceso que no se termina nunca. Y lo hace con honestidad, porque ellos no están modificando su discurso para parecer súper progres, porque son personas comunes y corrientes que toman una decisión tan compleja y son capaces de replantearse la vida”, dice Carrasco.

La obra va revelando cambios de épocas sociales y personales, que se reflejan incluso en fotos reales de Orlando y Mikael que forman parte del montaje.

COORDENADAS

Obra: Los Arrepentidos
Temporada: Hasta el 8 Julio de 2018
Funciones: miércoles a domingo a las 20:30 horas
Dónde: Sala A2 (edificio A, piso 1), Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM)
Entradas: $8.000 general, $4.000 estudiantes y tercera edad. Clasificación mayores de 16

Conversatorios Post Función

6 Jun: Alessia Injoque, activista transgénero y lesbiana
13 Jun: Olga Grau, Centro de Estudios de Género y Cultura en América Latina
20 Jun: Valentina Vergal, historiadora y profesora
27 Jun: Constanza Valdés, Presidenta Fundación Diversidad y Derechos