Madre de diputado Jackson es suspendida de su cargo en la Junji

La institución adoptó la medida luego de las repercusiones que generaron las críticas a su gestión y permanencia en el organismo pese a ser funcionaria del gobierno de Michelle Bachelet.

1297

Esta suspensión la tomamos como una victoria (…) la celebramos en conjunto con aquellos que nos apoyaron en las denuncias y las exigencias de la salida de Drago Caballero de este servicio”, manifestó la Asociación de Trabajadores de la Junta Nacional de Jardines Infantiles (Ajunji).

De esta manera la organización se refirió a la medida adoptada por la institución para indagar a su directora de Recursos Financieros, Carmen Gloria Drago Caballero, luego que salieran a la luz denuncias respecto de su gestión que en varias oportunidades los empleados de la Junji hicieron presentes y que fueron recogidas por la columnista de Bío Bío, Teresa Marinovic.

Según la licenciada en filosofía, la funcionaria y madre del diputado Giorgio Jackson, realizó un procedimiento irregular a la hora de cambiar una licitación de cunas para las los jardines de la Junji que ya estaba adjudicada a una empresa por tener la mejor oferta, por las de otra empresa que también participó en el proceso pero que era más cara y las hizo defectuosas, pese a que la primera ya estaba fabricando el producto.

Este hecho motivó una defensa de parte del legislador hacia su progenitora con diversos argumentos que fueron refutados uno a uno por Marinovic en una posterior intervención, señalando el evidente rol de operadora política que a su juicio ejerció Drago con su cargo y el costo indemnizatorio de más de $600 millones que debe entregar el Estado a la firma ganadora que fue desechada por ella.

“Ajunji nacional denunció en reiteradas ocasiones la mala gestión de esta operadora política y el acoso y maltrato laboral que durante años ejerció contra funcionarios a su cargo”, precisó el escrito con la declaración de la asociación.

Los trabajadores sostuvieron “diversas acciones y gestiones, desde autoridades institucionales hasta parlamentarios de diversas bancadas, incluso hablando con todos los medios masivos del país, para pedir la salida de Drago. Ahí fue cuando la Ajunji conoció la red de influencia de Drago”, añadieron.

El directorio nacional de la organización anunció que continuarán presionando para que Drago sea desvinculada de la Junji quien, en su opinión, “sólo ha perjudicado la imagen de esta noble institución”, a quien culparon de despilfarrar recursos que iban en “directa relación con la atención y educación de los niños”, concluye el escrito de la Ajunji.