Alumnas llegan a acuerdo con rector Sánchez y deponen toma feminista en la Universidad Católica

Luego de tres días y medio de ocupación, los estudiantes del plantel votaron mayoritariamente no continuar con esta medida aceptando la propuesta de corto, mediano y largo plazo que aunó criterios y consolida el diálogo.

342

Los estudiantes que protagonizaron la toma feminista de la casa central de la Universidad Católica depusieron la tarde de este lunes la medida de presión tendiente a obtener una respuesta de las autoridades del plantel en torno a sus denuncias y demandas.

La movilización que adhería a las otras ocupaciones de planteles de todo el país en protesta por las denuncias de abusos sexuales y sexismo de parte de profesores y pares al interior de las casas de estudios, se realizó por tres días y medio y no estuvo exenta de polémica, luego que varias alumnas y alumnos se opusieran a ella.

Durante esta jornada los universitarios sometieron a votación bajar el acuerdo alcanzado con el rector, Ignacio Sánchez, para terminar con la manifestación y comenzar a desocuparla voluntariamente, conforme se comprometieron el domingo en la última jornada de diálogo con él.

PUNTOS DE LA PROPUESTA

La propuesta leída por las voceras estudiantiles a favor y disidente de la toma que comenzó la mañana del viernes, consta de tres puntos claves que deberán materializarse desde ya, como por ejemplo la regularización de los pagos a trabajadores y trabajadoras subcontradadas.

Asimismo, se acordó realizar un estudio de los casos de abusos que han sido desestimados en los últimos años, con el objetivo de dotar de apoyo psicológico a quienes hayan sido afectados.

También se informó que desde rectoría se comprometieron con los alumnos trans para que éstos puedan llevar su nombre social -tanto en las listas de asistencia, como en sus tarjetas estudiantiles- y a la habilitación de baños neutros e inclusivos en todos los campus.

Informaron además que el rector Sánchez sostendrá un encuentro con Marcela López, quien acusó a su ex pareja y académico titular del plantel, Martín Chuaqui, de violencia intrafamiliar y maltrato a su hijo menor de edad. El rector accedió a conversar directamente con ella y dar las disculpas respectivas”.

“En cuanto a nuestras demandas del protocolo de violencia sexual de la UC, que no contempla una perspectiva de género y tiene una orgánica muy deficiente… se acordó reconocer el inicio de una reformulación de este protocolo”, añadieron.

DIÁLOGO COMO SIGNO DE TRABAJO CONJUNTO

Una vez depuesta la acción estudiantil y antes de referirse al avenimiento al que llegaron con los alumnos en toma, Ignacio Sánchez manifestó su reconocimiento y agradecimiento a estos por “el trato y el cuidado que han tenido con nuestras dependencias, con nuestro patrimonio, con nuestras oficinas. Todo bien”.

Subrayó que no obstante señalarles a las dirigentes que la toma es un acto de violencia en la universidad, donde debe primar en las conversaciones para llegar a acuerdos, el diálogo del fin de semana “fue fecundo, fructífero”.

Los compromisos y los acuerdos son en varios ámbitos como trabajar en completar nuestros protocolos de acoso, los lineamientos y procedimientos en materia de evitar acoso, violencia sexual, por ejemplo. Hay otros compromisos que tienen que ver con temas curriculares, comentar la bibliografía en algunas áreas donde las mujeres sean más consideradas, hay compromisos en temas laborales”, detalló.

Asimismo subrayó que esta labor será de corto plazo (dos semanas), mediano plazo (un par de meses), y largo plazo (un par de años), 2porque hay temas de más fácil y más prolongada resolución”, dijo el rector, añadiendo que “pudimos aprender, entender las posturas, informar, porque había bastante desinformación sobre muchos avances que desde la Universidad Católica hemos hecho, y quiero destacar la deposición de la toma de una manera pacífica”.

“El hecho de poder darse la mano y decir: ‘sigamos trabajando en conjunto’, creo que en el entorno universitario que tenemos, cerca de 25 casas de estudios, facultades, universidades con paros prolongados, con tomas, creo que es un signo de que se puede trabajar en conjunto y que podemos avanzar en las demandan un movimiento feminista nacional que busca un cambio cultural, mayor respeto a la mujer, mayor desarrollo en los distinta ámbitos, creo que la gran mayoría de nuestro país está conforme y apoya esas medidas”.

CANALIZAR DENUNCIAS

Sobre las denuncias de abuso de las que la casa de estudios no se ha hecho cargo, el rector aclaró que muy pocas de ellas han sido conocidas por la secretaría general, que el organismo de nuestra universidad para investigar estos casos y recalcó que hace más de un mes que la UC realiza una campaña en sus facultades y dependencias para denunciar abusos en la casa de estudios.

“Estas conversaciones largas sirvieron para que ellas comprendieran que si ellas reciben denuncias, tienen que canalizarlas en los espacios estructurados de la universidad para que se puedan hacer los estudios, los sumarios y las investigaciones correspondientes. Creo que en ese sentido se necesita mucho más interacción no sólo con la secretaría de género sino también con la federación de estudiantes y la secretaría general para que cualquier persona conozca de un caso lo pueda canalizar y denunciar”.

Finalmente indicó que no habrá sanciones para los estudiantes en toma por la forma en que se concluyó el episodio, pero aclaró que no es un mecanismo que acepte la universidad para sentarse a dialogar o ceder a las exigencias.

“Ojalá que el encuentro, el diálogo, la confianza, la transparencia y la palabra, sea una luz para otros planteles”.

Mineduc crea comisión de igualdad de género para enfrentar a tomas feministas

Universitarias marcharán el 1 y 6 de junio en Valparaíso y Santiago