Sacerdotes víctimas de Karadima: “Esperamos que nuestra experiencia sirva para dar voz a muchos otros”

A nueve días de su esperado encuentro con el Papa Francisco, los presbíteros que viajarán al Vaticano expresaron su confianza en que el diálogo con él contribuya a corregir el “problema estructural” que tiene la iglesia chilena en materia de abusos de poder, conciencia y sexual.

327

“Los nueve esperamos que nuestra experiencia pueda servir también para dar voz a muchos otros que han sufrido abusos o han acompañado a personas abusadas”, declararon los voceros del grupo de sacerdotes y laicos que viajarán la próxima semana a la Santa Sede invitados por el Papa Francisco.

Los presbíteros Eugenio De la Fuente, Alejandro Vial y Francisco Astaburuaga conversaron sobre su sentimiento con los medios de comunicación entregaon detalles de la invitación que hace un mes y medio les hizo llegar el Pontífice para que concurran al Vaticano a contarle sus experiencias como víctimas del sacerdote Fernando Karadima o bien como apoyo de quienes fueron sometidos al abuso de poder, conciencia y sexual del ex párroco del Sagrado Corazón de Providencia, El Bosque.

Si bien declinaron dar detalles sobre los apremios a los que sometió el religioso condenado por la iglesia a una vida de retiro a algunos del este grupo, por respeto a quienes aún mantienen su identidad en reserva, recalcaron que la cita de tres días que se desarrollará entre el 1 y el 3 de junio en Roma, es esperanzadora para arreglar “este gran problema estructural porque es un problema de estructura de poder en la iglesia”.

“El encuentro mismo da una perspectiva, para que podamos contarle nuestras experiencias personales y desde ahí poder proponerle circunstancias o soluciones para salir delante. El Papa constató que existía un problema, una crisis en la iglesia chilena y estamos completamente en su línea y creemos que el camino que ha iniciado es muy lúcido”, manifestó De la Fuente.

Recalcaron que del total de invitados, algunos como De la Fuente y Vial sufrieron algún tipo de abuso de Karadima, y otros como Astaburuaga ejercieron el rol de acompañamiento e incluso de asesoría jurídica a las víctimas como Juan Carlos Cruz y James Hamilton.

Todo abuso de conciencia parte por un mal ejercicio de la autoridad y del poder que violenta la libertad personal, la restringe y condiciona. Ese es el marco de un abuso, de las acciones que se llevan hacia adelante”, dijo este último.

De hecho, añadieron, sus testimonios también fueron recogidos por la comisión que envió el jefe de la iglesia católica en febrero pasado a Chile y que encabezaron el obispo de Malta, monseñor Charles Scicluna y monseñor Bertomeu.

GRATITUD, ESPERANZA Y CONSUELO

Para los sacerdotes esta oportunidad con Jorge Bergoglio es la culminación de un proceso de mucha dificultad y dolor, pero que abre una ventana de esperanza para mejorar las cosas con los cambios de corto, mediano y largo plazo que estableció el Pontífice y que deberá comenzar a concretar, por ejemplo, cuando de curso a las renuncias del total o parte de los miembros de la Conferencia Episcopal.

“Se experimenta una gratitud muy grande y un consuelo muy grande, que el Papa se fije en uno que es un sacerdote de a pie de la diócesis y que haya mirado el dolor y la dificultad que se vivió durante ese período y todo el proceso de reparación, que nos invite es un consuelo muy grande y una sensación de esperanza muy grande, expresó De la Fuente.

A su turno, Alejandro Vial dijo que “para nosotros como sacerdotes y como católicos una invitación del Santo Padre es algo que le llega a uno al corazón, pero sobre todo en este contexto es una situación de mucho consuelo y esperanza frente a la situación que estamos viviendo para poder, con ánimo de colaborar, salir delante de la situación eclesial, y sobre todo, para poder ir reparando esta situación. Nuestra visita busca colaborar en que no haya más víctimas de abuso”.

Finalmente, Astaburuaga manifestó que “he acompañado durante 20 años a Juan Carlos Cruz y a James Hamilton como su asesor jurídico, y, obviamente después de ese tiempo, que he mantenido la reserva, es primera vez que damos una conferencia pública sobre este tema, es una alegría muy profunda. Encontrarme con el Santo Padre y poder conversar con él lo que han significado estos 20 años es un consuelo muy grande para el corazón”.

Papa Francisco recibirá a sacerdotes y laicos víctimas del padre Karadima