Famoso chef fue expulsado de grupo de restaurantes por casos de agresiones sexuales

Las denuncias fueron hechas en el programa "60 minutos" de CBS y la policía de Nueva York confirmó el lunes que "investigaba las denuncias planteadas", sin dar más detalles.

740

El grupo de restaurantes B&B Hospitality Group, cofundado por el famoso chef estadounidense Mario Batali, dijo que había “terminado su asociación con él”, tras nuevas revelaciones sobre agresiones sexuales que supuestamente cometió y la apertura de una investigación por la policía de Nueva York.

En un comunicado, el grupo B&B (por Batali y el cofundador Joe Bastianich) consideró “escalofriantes y muy preocupantes” los testimonios emitidos la noche del domingo por la cadena CBS sobre supuestas agresiones sexuales del famoso chef a dos mujeres en el restaurante neoyorquino “The Spotted Pig”.

Anoche “fue la primera vez que escuchamos sobre esto”, aseguró el grupo.

B&B agregó que había estado negociando durante un tiempo la compra de la participación de Batali en este grupo de 26 restaurantes.

Batali ya firmó una carta de intención con Bastianich sobre los términos de su salida, y “el acuerdo final debería concluir el 1 de julio”, indicó B&B. 

El prestigioso chef de 57 años ya había sido acusado en diciembre de acoso y de tocamientos. Se había retirado de su negocio, a pesar de que seguía siendo copropietario, y tuvo que dejar el programa de televisión “The Chew”, del que era una de las estrellas.

Pero las acusaciones de agresión difundidas el domingo por la noche en el programa “60 minutos” son más graves.

Según el testimonio anónimo de una empleada de otro de sus restaurantes, Mario Batali presuntamente la violó en 2005 en “The Spotted Pig”, un restaurante administrado por uno de sus amigos, en el que él había invertido.

Esta empleada dijo que se despertó con la sensación de haber sido drogada y con esperma en su falda. Fue al hospital, luego se comunicó con la policía, pero finalmente renunció a presentar una denuncia y la prueba de violación que había hecho en el hospital no se conservó.

Otra empleada de “The Spotted Pig”, Jamie Seet, aseguró haber presenciado un incidente similar en 2008 a través de las cámaras de vigilancia del restaurante. Contó que los empleados tuvieron que intervenir para detener el abuso.