José Andrés Murillo: “Ojalá el Papa le acepte las renuncias a todos los obispos”

Víctima del sacerdote Fernando Karadima señaló que el texto de Francisco a los prelados fue contundente para gatillar una decisión que a su juicio era de toda lógica, considerando que ninguno de los prelados hizo nada por los denunciantes de abusos sexuales y encubrimiento.

362

“Ojalá el Papa le acepte las renuncias a todos, porque durante mucho tiempo ninguno fue capaz de golpear la mesa y decir: ‘yo me pondré del lado de las víctimas’. Todos entraron en un juego narcisista del poder que se mira a sí mismo”, sentenció José Andrés Murillo.

La víctima de abusos sexuales cometidos por el sacerdote Fernando Karadima, reaccionó así al comentar la decisión de los obispos de poner sus cargos a disposición del Papa Francisco para que éste decida el futuro de éstos al interior de la iglesia católica.

El filósofo sostuvo que pasos como este van orientados a que “la iglesia debe transformar desde un refugio de abusadores a un refugio para las víctimas”.

Murillo también fue consultado sobre el enérgico y contundente documento de 10 páginas que el Sumo Pontífice entregó a los miembros de la Conferencia Episcopal en el primero de los tres encuentros de reflexión a los que los citó al Vaticano, para que evaluaran la magnitud de la crisis y los delitos perpetrados por presbíteros contra sus fieles, en muchos casos menores de edad.

Lo más fuerte es el documento que escribe el Papa donde los acusa de acciones delictivas”, dijo el denunciante del ex párroco de El Bosque en relación al texto de Jorge Bergogolio en que menciona detalles del informe elaborado por el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, y el sacerdote español, Jordi Bertomeu.

“La reacción lógica ante esa carta era que todos ellos renunciaran, que pusieran sus puestos a disposición del Papa”, espetó, añadiendo que “me parece que lo que hace el Papa en el documento, habla casi explícitamente de lo que hizo y dejó de hacer el cardenal Errázuriz, en cómo durante años él no fue capaz de responder a los llamados de auxilio que muchos le hicimos desde hace mucho tiempo”.

Requerido en cuanto a lo que pasará a futuro con la Iglesia chilena, Murillo sostuvo que “cuando uno es parte del inicio de una acción, no sabe lo que viene para adelante (…) Lo que toca ahora no es solamente aceptar la renuncias (de los obispos), sino que también hay un cuestionamientos de las estructuras de poder de la Iglesia, del rol de las comunidades, del rol del poder de la Iglesia para cambiar las cosas y eso me parece va en la dirección correcta”.

Finalmente, sostuvo que “hay una sensación de que durante muchos tiempos nos trataron de mentirosos, cuestionaron nuestras vidas, nuestras biografías, todo (…) Nuestro único fin era decir le verdad, y quizás esto es un pequeño paso”.

“Esto cambia las cosas para siempre”: Víctimas de Karadima reaccionan a la renuncias de obispos chilenos

Obispo de Chillán: “Nuestra renuncia marca un hito para recuperar la confianza en Chile”