Conozca los factores que harán que la zona central tenga un invierno más cálido y seco

Según estiman los pronósticos de la Dirección Meteorológica, las exiguas precipitaciones caídas entre Santiago y Concepción muestran déficit de agua caída muy cercano al 100%.

578

Aunque la ausencia de lluvias es algo que ya se puede percibir a diario en lo que queda de este otoño en gran parte de la zona central, los pronósticos meteorológicos ratifican que esta realidad se mantendrá en el invierno que se avecina en la zona central del país, ya que será prácticamente seco y cálido.

Conforme a la proyección que tiene la Dirección Meteorológica de Chile (DMC) para el trimestre mayo-julio la Región de Magallanes será del país con lluvias superiores al promedio de los años 1981-2010.

La información difundida por El Mercurio, indica que en cambio, entre las regiones Metropolitana y del Biobío habrá lluvias por debajo de lo habitual, hecho no menor considerando que concentran 11,1 millones de personas y áreas de producción agrícola, o casi dos tercios de la población del territorio, según el Censo 2017.

La situación se evidencia con los chubascos aislados que cayeron a comienzos de la mañana y al anochecer del miércoles en algunos sectores de Santiago, que hasta el martes apenas acumulaba 1,7 milímetros de precipitaciones, 96% menos que en un año promedio.

De esta manera, la capital pasa por su año más seco desde 2014, cuando al 15 de mayo habían caído 1,1 mm y el déficit llegaba a 97%. Algo similar ocurrió en el año 2009, que a la misma fecha acumulaba 4,7 mm y una brecha de 88%.

El pronóstico agrega que en el promedio histórico de precipitaciones, estarán las regiones de Los Ríos, Los Lagos y Aysén, mientras que en un rango bajo lo normal a normal se ubicarán las de Coquimbo, Valparaíso y La Araucanía.

En el extremo norte, como es recurrente, habrá una ausencia casi total de lluvias.

¿POR QUÉ OCURRIRÁ ESO?

Los meteorólogos de la Oficina de Servicios Climáticos de la DMC, Catalina Cortés y Diego Campos, señalaron al matutino un conjunto de factores que influyen en este escenario, varios de ellos interrelacionados.

Estos son: un enfriamiento de las aguas del océano Pacífico en la zona más cercana a Sudamérica, el fin de un breve episodio de La Niña -debido a la propagación desde el Pacífico occidental de una especie de corriente cálida llamada onda Kelvin-, la presencia de una alta presión anómala frente a las costas de la zona central de Chile y la ausencia de agua suficiente en la atmósfera como para que los sistemas frontales provoquen lluvias.

“Los sistemas (frontales) que normalmente dejan precipitaciones están pasando por Aysén y por Magallanes, y ninguno se descuelga hacia el norte”, precisa Campos. En lo macro, están pasando por donde no queremos que estén pasando”, explicó.

Además, afirmó Cortés, el invierno será “bastante seco, o al menos con precipitaciones bajo lo normal, entre Santiago y Concepción, principalmente”, sumado a que las temperaturas también tendrán un comportamiento especial en la zona centro-sur del país.

Según la proyección invernal de la DMC, hasta julio habrá máximas por sobre lo normal entre el interior de la Región de Valparaíso y La Araucanía. Mientras, en el caso de Santiago, eso implica registros superiores a los 16°C, y en Concepción, por encima de los 14°C.

Un escenario totalmente distinto se prevé en el sur de Aysén y en Magallanes, donde el pronóstico plantea que habrá temperaturas extremas por debajo de la habitual. Es decir, las máximas no superarían los 4°C, mientras que las mínimas caerían más abajo de los – 2,5°C.

Respecto de la posibilidad de que se repitan las intensas lluvias que el año pasado permitieron recuperar los niveles de los embalses en el norte del país, el meteorólogo José Vicencio, también de la Oficina de Servicios Climáticos, aseguró que “nunca se pueden descartar”.

No obstante, subrayó, “es imposible saber si se presentarán eventos puntuales intensos con una perspectiva de varios meses de antelación. Solo el pronóstico de corto plazo (días) es capaz de prever estos fenómenos con un alto grado de confianza”.