¿Cómo dejar el consumo de sal y evitar la hipertensión arterial?

Este jueves 17 se conmemora el Día Mundial de la Hipertensión Arterial. Enfermedad cardiovascular que ha ido en aumento en nuestro país. Y si bien, es considerada una patología silenciosa, acá detallamos los síntomas con los que se le relacionan y los cambios de hábitos necesarios para prevenir su aparición.

3121

El estilo moderno de vida, caracterizado por el sedentarismo, el estrés y una dieta alta en alimentos procesados, es justamente la antesala de la aparición de la hipertensión arterial, enfermedad crónica que afecta al 27,6 % de los chilenos y a un 10,6% de los jóvenes entre 25 y 44 años. Una patología en la que los vasos sanguíneos tienen una presión persistentemente alta, pudiendo provocar desde anginas de pecho, hasta infarto.

Sin embargo, un paciente diagnosticado que sigue su tratamiento (farmacológico y no farmacológico),  puede mantener los valores de presión normal, “lo que no debe ser superior a 130/80mm Hg, según las recomendaciones del American College of Cardiology”, explica el docente de la carrera de Medicina de la U. San Sebastián,  Eduardo Salas.

Pero aquellos que desconocen padecerla, pueden llegar a las urgencias con descompensaciones o presentando alguno de los siguientes síntomas que enumera  la académica de enfermería de la Facultad de Ciencias para el Cuidado de la Salud de USS, Ángeles Solís de Ovando:

  • Dolor de pecho agudo
  • Dolor de cabeza intenso, acompañado por confusión y visión borrosa
  • Náuseas y vómitos
  • Ansiedad grave
  • Dificultad para respirar

De presentar esos síntomas “lo más probable es que se encuentre frente a una crisis hipertensiva, donde las presiones oscilan sobre 190/110 mmHg, lo que necesita tratamiento inmediato, ya que puede provocar un evento cardiovascular”, dice la enfermera.

Para evitar aquello y aun cuando la hipertensión arterial es considerada una enfermedad silenciosa, hay síntomas que alertan su aparición, explica el médico Eduardo Salas:

  • Aparición progresiva en el tiempo de dolores de cabeza
  • Pitos en el oído (tinnitus),
  • Puntos luminosos en el campo visual (fotopsias)
  • Hinchazón o “retención de líquido”, especialmente en las piernas.

Prevenir es mejor que curar

El académico de la carrera de Nutrición y Dietética de USS, Alexis Medina, recalca la importancia de realizarse los chequeos preventivos al menos una vez por año. Explica que en la Atención Primaria de Salud se realiza el examen de medicina preventiva  (EMPA),  que se enfoca en pesquisar esta patología, además de algunos factores de riesgo tales como el tabaquismo y consumo problemático de alcohol.

A lo que añade que una excelente medida de prevención para evitar la aparición de la hipertensión es terminar o disminuir el consumo de sal. La  Organización Mundial de la Salud, recomienda para la población en general, el consumo al día de 5 gramos de sal por adulto y una buena forma de controlarlo es  porcionándola en la  tapa de un lápiz BIC. Así cada tapa equivaldría a 1 gramo, pero ¿cómo dejar su consumo? Lo expone el docente USS en  simples pasos

  • Muchas personas agregan sal a los platos de comida sin antes probarlos. Un muy buen consejo para lograr reducir su consumo sería probar la comida antes de echarle sal al plato.
  • Comer mayor cantidad de alimentos frescos, los cuales tienen menos sodio en su composición original
  • Utilizar especias y hierbas aromáticas como potenciadores del sabor
  • Reducir significativamente el consumo de alimentos elaborados, ya que contienen grandes cantidades de sodio debido a su propiedad de hacer perdurar los alimentos en el tiempo.

El consumo de sal en exceso está directamente relacionado con la aparición de hipertensión arterial, también genera una carga renal importante y además se ha comprobado en el último tiempo, dice Medina, que su utilización en abundancia está relacionado con la aparición de ciertos tipos de cáncer, por ejemplo el de estómago.