Obispos a horas de cita con el Papa: “Estamos aquí con dolor y vergüenza”

Fueron dos los representantes de la Conferencia Episcopal chilena los que enfrentaron esta jornada a la prensa en la antesala del encuentro que a contar de este martes y por tres días sostendrá Francisco con los purpurados para abordar la crisis generada por los abusos sexuales.

308

“No teníamos la capacidad ni la preparación para enfrentar casos de abuso sexual”, declararon este lunes los obispos auxiliar de Santiago, Fernando Ramos, y de San Bernardo, Juan Ignacio González, en su primer encuentro con la prensa nacional y extranjera en El Vaticano.

Ad portas del encuentro que sostendrán los miembros de la Conferencia Episcopal con el Papa Francisco, quien los citó a Roma para abordar la crisis de la iglesia católica chilena derivada de los abusos sexuales cometidos y encubiertos por clérigos, ambos purpurados leyeron una declaración acerca de cómo se sienten y lo que esperan de la cita con el Sumo Pontífice.

Con dolor y vergüenza llegamos a este lugar, es un sentimiento de todos los obispos de Chile. Si estamos humillados o no, creo que no es relevante, lo más relevante es poder activar lo que somos como iglesia al servicio de todas las personas, especialmente de las que han sido víctimas y que están sufriendo dolor por los abusos que han vivido y poder nosotros cooperar humildemente a la reparación que han experimentado”, expresó Ramos.

Junto con admitir que este es “momento complejo, doloroso que nos ofrece oportunidades de mejoramiento, de renovación, de favorecer la evangelización”, el prelado dijo que la única información que tienen respecto de su agenda con el Santo Padre son encuentros comunitarios y que hasta ahora no se les ha dicho si habrá algunos de carácter personal e incluso si es que celebrarán o no la eucaristía con Jorge Bergoglio.

Moseñor subrayó que “tenemos la plena disponibilidad para pedir perdón, pero que ese perdón realmente sea reparador. Ése es nuestro anhelo más profundo”.

A su turno, González manifestó que “el Papa nos ha dado un ejemplo muy claro de lo que tenemos que hacer. Él mismo ha reconocido que ha cometido un error y si fuese necesario, evidentemente que nosotros lo vamos a hacer las veces que sea necesario”.

“Si hacemos las cosas bien, con humildad, con esperanza, siguiendo la enseñanza del Señor Jesús, efectivamente, pensamos que podemos reparar en el tiempo todas las heridas que pueda haber en la sociedad chilena y sobre todo en las víctimas, que son la gran preocupación de la iglesia en este momento”, acotó.

Consultado respecto de si hay obispos que vengan con la intención de renunciar a sus cargos al ser imputados como encubridores de vejámenes sexuales, como se ha sindicado al obispo de Osorno, Juan Barros, el representante de la diócesis de San Bernardo señaló que “es posible que ocurra eso, pero no depende de nosotros”.

“Me parece que cada uno tiene que discernir con el Papa. Es posible que él llame a algunos obispos y no sé qué disposición podrá tomar, pero entre nosotros somos muy delicados en esto, porque somos todos iguales. No es juicio mío juzgar a otro hermano obispo. Lo que el Papa diga lo vamos a hacer”.

Al mismo tiempo subrayó que “es interesante cuando un líder es capaz de arrepentirse, pedir perdón, escribir una carta, decir que tiene vergüenza y dolor”, porque marca el ejemplo para los demás pastores de la iglesia.

Errázuriz reclamó por “insultos injustificados” de víctima de Karadima