Las dificultades en altura pusieron en jaque la salud de Francisco Saavedra: “Pensé que iba a morir”

No es primera vez que el comunicador lo pasa mal durante las grabaciones de su programa “Lugares que Hablan”.

1096

Este sábado se estrena una nueva temporada de “Lugares que Hablan” bajo la conducción de Francisco Saavedra. El capítulo mostrará un viaje al Altiplano donde el comunicador deberá enfrentar las dificultades en altura, pero el frío y las escasas medidas de seguridad le jugaran en contra.

En entrevista con La Cuarta, Saavedra reveló lo complejo que fue grabar el capítulo donde visita el Altiplano y el desmayo que lo hizo pasar un gran susto.

“Llegamos donde una familia que nos iba a mostrar sus tradiciones. Salimos muy temprano ese día. A las 5 de la mañana llegamos a Arica y desde allí nos fuimos de inmediato a Putre. En la primera secuencia íbamos a las Lagunas de Cotacotani, que están a 4.250 metros sobre el nivel del mar”, dijo.

El animador estrella de Canal 13 reconoció haber vivido uno de los momentos más aterradores de su vida, tan así que pensó que iba a morir.

“Una persona que nos acompañaba me dice a 30 minutos de haber partido la caminata, si le ayudaba con la pala a hacer unos hoyos que estaba cavando. Me desgasté mucho y ya tenía falta de oxígeno, comenzó diciendo.

“Sí. Comía hojas de coca, me consumí un oxígeno que llevábamos, seguimos caminando y les digo: ‘Me siento mal’ y vi unos puntos amarillos, se me apagó la tele”, reveló.

Ante el eminente desmayo, luego el comunicador terminó en un ataque de llanto.“Despierto y me dio un ataque de llanto, de desesperación. Me faltaba el aire, la temperatura bajó a un grado, empezó a llover y granizar y yo con parka de pluma delgada y un jeans. Estaba muy poco preparado para lo que íbamos a vivir.

Sí, no sentía las manos y eso terminó por desesperarme. Me dio terror, pensé que me iba a morir en ese minuto, pensaba de dónde voy a sacar aire para respirar. Mis compañeros tuvieron que llevarme casi en brazos hasta la camioneta, los lugareños que nos acompañaban me contenían y yo pensando ‘hasta acá nomás llegamos’”, detalló.