Científico australiano de 104 años cumplió su deseo de morir por suicido asistido

David Goodall falleció este jueves en Basilea, Suiza, tras recibir una inyección de un barbitúrico, para fallecer “apaciblemente”.

366

David Goodall, el científico australiano de 104 años que viajó a Suiza para morir, falleció este jueves a las 12:30 (7:30 hora chilena) en Basilea tras someterse a un suicidio asistido que le denegaron en su país, indicó la Fondation Exit International. 

“A las 12:30 de hoy, el profesor David Goodall, de 104 años, falleció apaciblemente en Basilea por una inyección de Nembutal”, un barbitúrico, escribió en Twitter el médico Philip Nitschke, fundador de Exit.

Goodall no tenía ninguna enfermedad terminal pero consideraba que su calidad de vida había empeorado y quería morir.

A principios de año pidió sin éxito a las autoridades australianas que le permitieran suicidarse con asistencia y decidió viajar a Suiza, donde varias fundaciones ofrecen este servicio.

“Habría preferido terminar en Australia y lamento mucho que Australia está atrasa con respecto a Suiza” en esta cuestión, dijo a la prensa el miércoles en un hotel de Basilea.

El suicidio asistido, con ayuda de otra fundación suiza, Eternal Spirit, tuvo lugar en un apartamento en el que Goodall murió rodeado de sus nietos y de un amigo.

Goodall, investigador honorario de la universidad Edith Cowan de Perth, pidió que su cuerpo sea entregado a la ciencia o que, en caso de ser rechazado, que se esparzan sus cenizas en Suiza. También pidió que no se celebre ninguna ceremonia tras su muerte.