Medio Ambiente: Vigencias y contradicciones neoliberales

Si algo ha enseñado el capitalismo, es su capacidad adaptativa, por lo tanto, es una cuestión por observarse.

377
  • Por José Orellana

La reciente visita y conferencia del politólogo argentino Atilio Borón, sirvió para reflexionar sobre la vigencia del pensamiento de Marx a 200 años de su nacimiento.

El ejercicio lo lideró el cientista político formado en la Universidad de Harvard, indiscutido intelectual quien no siendo marxista de origen hizo posteriormente del enfoque teórico un método de análisis de la realidad a multiescala.

Borón dictó su conferencia en una reciente actividad organizada en la Universidad Academia Humanismo Cristiano junto a la Fundación Miguel Henríquez. Entre varias de sus opiniones, interesó la identificación de dos principales contradicciones descubiertas por Marx aún vigentes: la clásica relación capital-trabajo, en lo que a modos de producción capitalista se refiere y que configura división social e internacional del trabajo y, con ello, configura las clases permitiendo el conflicto dialéctico subsecuente; y por otra parte, la referida a la contradicción capital-medio ambiente/ecología, la cual está muy relacionada con los modos de producción y se configuraría en un telón de fondo global que podría explicar una muy profunda crisis capitalista, por lejos más intensa que las ya conocidas, donde el calentamiento global sería el detonante de la misma.

Así, se corroboraría una vez más la condición de proceso histórico del capitalismo, esto es, así como tuvo un inicio, debe tener un fin. A partir de ello ¿se podría acercar el fin del sistema capitalista? Borón, como otros, indica inmediatamente que si algo ha enseñado el capitalismo, es su capacidad adaptativa, por lo tanto, es una cuestión por observarse.

En esa perspectiva, es que interesa preguntarse cómo Chile asume los análisis marxistas, más cuando es incuestionable el triunfo hegemónico de las tesis liberales en formato neoliberal en el diseño institucional constitucional burocrático y, más importante que lo anterior, en la definición cultural de las expresiones políticas, económicas y sociales de la ‘sociedad chilena’. Sobre todo en los estratos medios y bajos de la población, hecho crucial para hacer política práctica con definiciones marxistas.

La respuesta, pareciera ser simple, no existe incidencia del mismo, por lo menos en un porcentaje considerable de población. Desde el sistema político, quizás, pudiese proyectarse un mayor influjo producto de la irrupción de nuevas fuerzas políticas críticas e izquierdistas que intentarían usar esta plataforma analítica para presentarse en sociedad y ganar adhesión pero tampoco es una garantía, ya que existirían otras orientaciones políticas ideológicas que no necesariamente tendrían linealidad con este enfoque, sin perjuicio del reconocimiento analítico que se le puede otorgar.

En lo operativo, y siguiendo la contradicción entre Capital Medio Ambiente/Ecología, pareciera que Chile siempre ha sido testigo de cómo la misma se ha desarrollado (producto de su condición de periférico y rico en recursos naturales), por su puesto siempre favorable a la dimensión capitalista siendo hoy día emblemático el caso del proyecto Dominga, el cual, tras su sepultación política y técnica hace un tiempo, ¡revive!, tras su replanteo por medio de unos criterios también técnicos – jurídicos que se encuentran consagrados en la ley, entre ellos, lo que permitió el Tribunal Ambiental de Antofagasta al cual apeló el consorcio internacional que lo sostiene (Andes Iron).

Como éste hay innumerables ejemplos (cobre, litio, bosques, pesca, agricultura en general, otros, esto es, extractivismo clásico y neoextractivismo), cuestión que ineludiblemente situaría a Chile como un contribuyente a la crisis del capitalismo vía calentamiento global–ecología como indicaría Borón, sin perjuicio que internamente se reniegue de la oportunidad que brinda el marxismo como oportunidad de análisis, acción política y diseño de política pública.

  •  José Orellana
    Académico Escuela de Ciencia Política y RR.II. Universidad Academia de Humanismo Cristiano. Candidato a Doctor en Estudios Americanos Instituto IDEA, USACH