Caso Luchsinger-Mackay: a la INDH le preocupa la aplicación de Ley Antiterrorista

Para la institución, la preocupación radica en que nunca se ha conocido una definición clara de lo que se entiende por terrorismo.

255

La directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Consuelo Contreras, declaró que es “preocupante” la aplicación de la Ley Antiterrorista en el caso Luchsinger-Mackay, que culminó con la condena de tres comuneros mapuche en un segundo juicio.

Contreras dijo que “lo que ocurrió en 2013 con el matrimonio Luchsinger Mackay en Vilcún es un hecho a todas luces repudiable, un delito que debe esclarecerse y entregar justicia a sus familiares, eso nunca ha estado en discusión”.

Sin embargo, añadió, “Chile ha sido condenado internacionalmente en otras ocasiones por la aplicación de la ley antiterrorista y, en este caso es más preocupante, dado que en el primer juicio realizado no fue un agravante”.

Para el Instituto Nacional de Derechos Humanos es preocupante la aplicación del delito terrorista, ya que nunca se ha conocido una definición clara de lo que se entiende por terrorismo. 

El INDH recordó que en 2013, el relator especial de las Naciones Unidas sobre Derechos Humanos y Contraterrorismo, Ben Emmerson, mandató la elaboración de un informe sobre la situación de los derechos humanos respecto de la denominada cuestión mapuche y concluyó que “en Chile no hay situación de terrorismo” y por ello “la autoridad debe derogar la ley antiterrorista o abstenerse de usarla”.

El INDH enfatizó que de tal estudio se desprendieron tres recomendaciones:

Primero, que las autoridades eviten invocar la Ley 18.314 sobre conductas terroristas, creada en dictadura en 1984, pero utilizada particularmente por el gobierno de Ricardo Lagos y las administraciones posteriores. La ONU afirma que basta con el uso de leyes comunes. 

Segundo, que se instaure una comisión consultiva nacional, con amplia representatividad de integrantes de la nación mapuche, para avanzar en materias como el reconocimiento constitucional de esta y las demás etnias presentes en Chile, y la restitución de sus tierras.

Y tercero, la definición de una estrategia nacional, para planificar una política ampliamente participativa, que incorpore los derechos del Convenio 169 de la OIT, para así avanzar en el reconocimiento político, cultural y práctico de la nación mapuche.

Machi Linconao: “Soy una persona inocente, por eso me absolvieron”

Caso Luchsinger-Mackay: Condenan a tres acusados y absuelven a ocho imputados