Padres de chilenos detenidos en Malasia buscan reunirse con el presidente Piñera

La familia de los dos jóvenes detenidos en una cárcel de Kuala Lumpur, Malasia, ambos chilenos que arriesgan pena de muerte por el delito de asesinato, se refirieron a través de un comunicado prensa sobre la situación que los acongoja.

920

La familia de los dos jóvenes detenidos en una cárcel de Kuala Lumpur, Malasia, ambos chilenos que arriesgan pena de muerte por el delito de asesinato, se refirieron a través de un comunicado prensa sobre la situación que los aqueja. 

Fernando Osiadacz, padre de Felipe, y Maritza Ocay, madre de Fernando Candia, explicaron que no tendrán contacto con la prensa, tras una recomendación de los abogados que representan a los chilenos en el país asiático. Además, señalaron estar coordinando un encuentro con el Presidente Sebastián Piñera, con el objetivo de que el Estado intensifique las gestiones para liberar a sus hijos.

Junto a ello, entregaron detalles de los hechos que derivaron finalmente en la detención de sus hijos, ya por nueve meses en una prisión de Malasia.

Felipe y Fernando se vieron envueltos en un incidente con un desenlace fatal, luego de ser abordados por un malayo. Mientras Felipe estaba en el lobby del hostal y Fernando traía las llaves, el malayo le insistía que le dieran dinero“, señalaron en el texto.

Como el nivel de agresividad de esta persona aumentó, ellos se asustaron y lo inmovilizaron sin ninguna intención de causarle daño, pues todo lo sucedido fue en defensa propia”, detallaron los padres de los compatriotas afectados.

Informaron también que la situación ocurrió en agosto del 2017, durante el primer día de sus vacaciones luego de estar un año trabajando en Nueva Zelanda, lugar en el que se conocieron.

Nuestros hijos son inocentes del cargo que se les imputa. Esto no ha sido más que un terrible accidente que afectó a dos jóvenes que sólo iban a disfrutar sus vacaciones”, añadieron.

Tras los nueve meses que los chilenos llevan en la cárcel, sus padres indicaron que esto “ha sido una verdadera pesadilla para ellos y nosotros, la distancia y las diferencias culturales lo hacen aún más difícil. La angustia y el temor nos ha embargado de manera continua estos meses”. 

Por otra parte, aclararon que “ninguna persona cercana a nuestras familias o que tenga relación o conexión con nosotros o nuestros hijos, ha emitido declaraciones públicas, por lo tanto, quienes han aparecido atribuyéndose vocerías, figurando en algunos medios y entregando antecedentes, no son fuentes válidas y no nos representan”.