Tío de Ámbar: Luché por su custodia y me discriminaron por ser homosexual

Ignacio Pérez afirmó que el agresor y tío político de la pequeña era un hombre violento en el trato hacia su mujer, que conducía sin licencia y salía con ella dejando a la víctima y a su hermana con terceros ajenos a la familia.

698

“Yo sabía que él no era un hombre competente para cuidarla porque era violento, y tengo testigos, tengo pruebas. Era violento con su mujer, alzaba la voz”, acusó el tío biológico de la pequeña Ámbar, quien falleció víctima de las lesiones que le propinó la pareja de su tía, Andrés Espinoza Aravena, tras violarla el sábado pasado en Los Andes.

En contacto con el programa “Muy buenos días” de TVN, Ignacio Páez, se refirió al crimen de la menor de un año y siete meses, el que –aseguró- pudo haberse evitado si la justicia le hubiese dado la custodia de la pequeña, la que considera le fue negada por su condición homosexual.

El joven aseguró que luchó por más de cinco meses para tener obtener el cuidado personal de Ámbar y su hermana mayor debido a los maltratos que recibía de parte de la pareja. “Las niñas iban al jardín con moretones”, sentenció.

“Me hicieron discriminación, me tiraron a un lado por mi preferencia sexual (…) ellos me preguntaron antes de la audiencia si era homosexual y yo dije que sí, dijeron que no había problema y después me salen con esto”, sostiene el tío biológico de la malograda niña.

Ignacio asegura que pese a que contaba con todas las condiciones para mantener a las menores y sostuvo que ahora luchará por la custodia de su sobrina mayor para evitar que viva una situación parecida además del dolor que debe estar experimentando.

Paéz también hizo un llamado para que la gente se movilice, con el fin de que hechos como éstos no se repitan.

“Quiero hacer un llamado a todo el país, a que salgan a las calles a marchar, que alcen la voz, para que esto no ocurra más en nuestro país, que niños de un año de dos años no sigan siendo abusado por estas mentes enfermas”.

Asimismo, dijo, “quiero hacer un llamado al Gobierno que modifique las leyes, que ponga mano dura, que no sigan ocurriendo hechos macabros. Anteriormente fue Sofía, fue la abuela que mato a su nieto (en La Calera), ahora fue mi sobrina”, sentenció.

Caso Ámbar: manifestaciones previo a formalización del acusado