En Las Condes dieron el vamos a ordenanza contra el acoso callejero

Los infractores arriesgan multas de hasta $233.000 y las autoridades hicieron un llamado a usar audios, videos y celulares para validar las denuncias.

251

La Ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Isabel Plá, y el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín, dieron el vamos este lunes a la ordenanza municipal contra el acoso callejero y manifestaciones ofensivas en la comuna, medida que contempla multas de hasta $233.000. 

En una actividad conjunta, la secretaria de Estado y el jefe comunal repartieron letreros en las 63 construcciones actuales de la comuna con el mensaje: “Aquí no molestamos ni ofendemos a nadie. Estamos en contra del acoso callejero”. 

Además, Lavín se refirió al procedimiento de denuncia y los pasos a seguir. “El tema más complejo será el probatorio, será el juez de policía local quien recibirá la denuncia. Si varias mujeres van en grupo y alguien les grita algo ofensivo, probablemente sea más fácil porque habrá testigos”, dijo.

Por lo mismo, Lavín llamó a usar audios, videos y celulares para validar las denuncias. “Es la víctima, la persona que se siente ofendida la que tiene que denunciar”, indicó, y luego recomendó hacerlo llamando al teléfono de la municipalidad, el 1402, para iniciar el proceso.

Lavín también aclaró que, en caso de rectificarse el acoso, la multa va de 3 UTM hasta 5 UTM, que serán ponderadas por el juez del caso en particular, y enfatizó que lo más importante es “dar la señal” de que en un espacio público se debe respetar a todos.

La ordenanza tendrá aplicación en lugares o espacios públicos o de acceso público, tales como aceras, calzadas, refugios peatonales, plazas, parques y dependencias o edificios municipales, como asimismo respecto de vehículos estacionados o en circulación, y en las obras en proceso de edificación.

Se entenderá como acoso callejero toda práctica de connotación sexual no consentida cometida en contra de una o más personas en lugares o espacios públicos, o de acceso público, tales como, silbidos, comentarios o gestos obscenos, piropos, persecución a pie o en vehículo, arrinconamiento, captación de imágenes, videos o cualquier otro registro audiovisual.