6 importantes consejos para evitar accidentes por fugas de gas

Según los expertos, es fundamental realizar revisiones técnicas de manera periódica a los artefactos que utilizan este combustible.

611

Tras la lamentable explosión del Sanatorio Alemán en Concepción, el pasado fin de semana, muchos expertos han alzado la voz, en vista que son tragedias totalmente evitables. En efecto, Edifito.com junto a Ecogas realizaron hace un par de semanas una capacitación a administradores de edificios y condominios precisamente sobre este tema, con el objetivo de que éstos manejen información sobre un elemento siempre peligroso, si no se maneja eficientemente: el gas.

Es así como Gabriel Roa, representante de Ecogas, entrega un listado con 6 importantes consejos para evitar este tipo de accidentes. Esto porque hay que considerar elementos como que Chile es uno de los países más sísmicos del mundo, y las estructuras de gas son rígidas y tienen altas probabilidades que se rompan; y que hay que ver la mantención de los artefactos y estructuras no como una “obligación”, sino que como un acto preventivo que salva vidas.

“Así como le hacemos la revisión técnica a nuestros autos, debemos realizar mantenimiento a nuestros artefactos a gas al menos una vez al año, pues previene accidentes donde viven nuestros seres queridos”, afirmó.

1.- MANTENCIÓN PERIÓDICA

Los artefactos a gas -como todo artículo- tiene la necesidad de ser mantenido, ya que con el tiempo, comienzan a no funcionar bien. Tal como hay que afinar y mantener un vehículo, por ejemplo, hay que calibrar los componentes de aire y gas para que estén siempre en buenas condiciones. Esto aplica para artefactos como estufas, cocinas, calefont, secadoras a gas, calderas, etc. Todo fabricante de artefactos establece un mínimo de una vez al año, pero lo mejor es realizar la mantención cada 6 meses.

2.- ACTITUD PREVENTIVA

En general, nuestra cultura indica que reparamos los artefactos cuando éstos fallan, el llamado es cambiar este hábito y entender que hay que mantener y actuar con una actitud preventiva y no curativa. Cambiando este switch, podemos disminuir focos de peligro.

3.- MANTENCIÓN HECHA POR EXPERTOS CALIFICADOS

Por otro lado, tenemos la mala costumbre de pedir ayuda o apoyo para arreglar nuestros artefactos a vecinos, amigos o “maestros chasquilla”. Sin embargo, la Superintendencia de Electricidad y Combustible establece que las instalaciones deben ser intervenidas por personal autorizado. Los servicios técnicos de los fabricantes deben tener técnicos autorizados, y como usuarios, debemos exigir que los técnicos muestren su licencia clase 1, 2 o 3, que son precisamente personas con competencias y que garantizan que el trabajo se realiza de buena manera.

4.- CORTAR SUMINISTRO

Aunque suene obvio, de todas maneras hay que mencionarlo: Ante una posible fuga de gas (que se registra en una red que no quedó hermética), se debe cortar de manera inmediata el suministro de gas. Cabe recordar que somos uno de los países más sísmicos del mundo, y con cada movimiento telúrico, se puede generar el rompimiento de alguna red. Hay que verificar constantemente estas redes.

5.- LA VENTILACIÓN PUEDE SALVAR VIDAS

El gas natural es más liviano que el aire,  y por ende, se va hacia arriba; mientras, el gas licuado es más pesado, y queda abajo. Cuando se sienta olor a gas, es fundamental ventilar todos los recintos de nuestros departamentos o casas. Importantísimo es no tocar un timbre, no prender una luz, ni celulares, y/o no prender ningún artefacto electrónico que pueda ser punto de chispa. Esto porque la combustión entre aire y gas consume el oxígeno, y es importante que se renueve el aire.

Todo tipo de recinto necesita de ventilación inferior y superior. Por lo mismo, no hay que tapar las ventilaciones. Es un dato no menor, porque en invierno muchas personas creen que por estos ductos que se está escapando la calefacción. Pero no. La ventilación es lo que salva vidas, ya que su función ventila los gases quemados producto de la combustión.

6.- EVACUACIÓN

Si el olor a gas es generalizado y muy potente, tras dejar ventilando todo el recinto, se hace necesario evacuar y dejar a las personas lo más lejano al lugar.