Víctima de Karadima: “La Conferencia Episcopal no sabe el tsunami que se le viene encima”

Así de tajante Juan Carlos Cruz manifestó la acción que espera de parte del Papa Francisco, con los antecedentes que maneja sobre los abusos cometidos por clérigos de la iglesia chilena y las conversaciones que tendrá con los afectados que denunciaron al párroco de El Bosque.

598

“Quiero que este sea el principio del fin de una cultura de abusos y de una cultura de encubrimiento de abusos de estos obispos”, expresó este miércoles Juan Carlos Cruz, una de las tres víctimas que son la cara visible de los abusos sexuales que cometió el sacerdote Fernando Karadima.

En Roma, donde se encuentra desde el martes invitado por el Papa Francisco, quien de manera inédita lo recibirá la tarde de este domingo para escuchar de primera fuente su testimonio acerca de los vejámenes que le propinó el ex párroco de El Bosque, el periodista manifestó su sentir respecto del encuentro en el que el Pontífice se tomará todo el tiempo del mundo para escucharlo.

Quiere que le hablemos con franqueza y de corazón, dijo que estaba abierto a escuchar todo lo que fuera necesario”, detalló en entrevista con CNN Chile, añadiendo que la invitación que Jorge Bergoglio le extendió a él, a James Hamilton y José Andrés Murillo “es un signo muy grande”.

Subrayó que “estoy agradecido y he estado en contacto con él incluso dos semanas antes de la carta (en la que admitió sus errores y pidió perdón a las víctimas de la iglesia). Han sido increíbles los signos que ha ido dando para que pudiéramos venir”.

Desde el momento en que comencé a hablar con el papa Francisco lo sentí muy sincero, luego de la carta decidimos venir a Roma porque nos dimos cuenta de que eran palabras verdaderas”, refrendó.

Cruz remarcó que no es el ánimo de los convocados que las citas individuales con Su santidad este fin de semana y la que tendrán en grupo el próximo lunes, “sea un ejercicio de relaciones públicas, que una verdadera reunión para contarle lo que se vive en la realidad en la Iglesia chilena, lo malos que son en la Conferencia Episcopal todos, las personas tóxicas que tiene a su lado como el cardenal (Francisco Javier) Errázuriz y el nuncio apostólico (Ivo) Scapolo”.

“Las expectativas nuestras y de todo Chile son altas: Errázuriz no puede seguir siendo cercano al Papa y mal informándolo de esa forma, el nuncio tiene que salir de Chile, tiene que echar a varios otros obispos o aceptarles la renuncia y que se vayan para la casa, además de los de El Bosque, y cambiar a varios de diócesis”, dijo.

No obstante precisó que esas modificaciones no se pueden hacer inmediatamente, y por eso el Santo Padre fijó medidas de corto, mediano y largo plazo que dará a conocer oportunamente a los aludidos, es decir, los miembros de la Conferencia Episcopal que están citados para mayo próximo al Vaticano.

“La Conferencia Episcopal de Chile vive en la luna de Valencia, no saben el terremoto ni el tsunami que se les viene encima, o lo están proyectando y no quieren darse cuenta, porque son absolutamente irracionales las cosas que han hecho y que están diciendo”, concluyó.

Juan Carlos Cruz está hospedándose en el Casa Santa Marta, una especie de hotel que tiene la Santa Sede para recibir a sus invitados, y así también lo harán Hamilton y Murillo, por lo que probablemente se topen con el cardenal Errázuriz que también aloja allí y a quien acusan de no haber hecho nada por los denunciantes.

El Papa se tomará “el tiempo necesario” para escuchar a las víctimas de Karadima