Récord en 5 años: ganancias de las isapres subieron 40,6% en 2017

El informe afirma que las ganancias fluctúan entre los $3.269 millones de Cruz Blanca, las más bajas, y los $21.987 millones de Banmédica, en el tope.

242

Las ganancias de las isapres abiertas aumentaron en 40,6% el año pasado con respecto al 2016 y llegaron a los $70.577 millones. Se trata de las utilidades más altas desde el 2012, según destaca La Tercera.

Los resultados financieros, publicados por la Superintendencia de Salud, excluyen a la desaparecida isapre Masvida -que arroja una pérdida de $37.498 millones- e incorporan a Nueva Masvida, que absorbió a sus afiliados.

La publicación añade que las ganancias fluctúan entre los $3.269 millones de Cruz Blanca, las más bajas, y los $21.987 millones de Banmédica, en el tope.

Según cifras de la superintendencia, el aumento se explica, principalmente, por una mayor recaudación asociada a la prima GES (costo obligatorio para acceder al beneficio), que subió un 38,9% en el sistema, a mediados de 2016. Este reajuste significó una recaudación adicional anual para cada isapre de entre $30 mil y $50 mil, por beneficiario.

Manuel Inostroza, ex superintendente de Salud y académico de la U. Andrés Bello, declaró que “si bien las utilidades de 2016 incorporaron parte de la recaudación por prima GES, en 2017 el reajuste tuvo plena vigencia y eso hizo crecer en forma significativa las utilidades”.

A este factor se suma una desaceleración en el gasto por atenciones de salud y licencias médicas. Eso, pues el costo de estas prestaciones creció un 5,6% y un 5,3%, respectivamente, en comparación con 2016, es decir, muy por debajo del 8,1% y 12,3% de alza que habían registrado en el ejercicio anterior.

El año pasado fue más bajo en términos de crecimiento económico y eso repercutió en la industria prestadora. De hecho, al revisar los balances de las clínicas, todas disminuyeron los ingresos, hubo menor actividad asistencial, y eso generó menor gasto en prestaciones en las isapres”, añadió Inostroza.

A su vez, el presidente de la Asociación de Isapres, Rafael Caviedes, señaló que “fue un año benigno en términos de enfermedades y en la demanda asistencial. A eso se suma que cuando la economía está más débil, la gente hace menos uso de las prestaciones. Las personas se postergan, porque no es solo el gasto en la consulta, sino exámenes y medicamentos”.

En tanto, senadores de la Comisión de Salud afirmaron que las utilidades de las isapres les concede una espalda financiera que no justifica las alzas de precios anuales. Por ello, insistieron en que el gobierno impulse la anunciada reforma que, entre otras materias, impediría reajustes unilaterales, además de abordar inequidades del sistema.

“Esto tiene que ser abordado, ya no resiste más. Tenemos utilidades multimillonarias por un lado y, por otro, planes que se suben sin regulación. No podemos seguir dilatándolo”, dijo la senadora DC Carolina Goic. 

El senador RN Francisco Chahuán sostuvo que “pedimos al gobierno que ponga suma urgencia al proyecto que está en segundo trámite para terminar con los problemas del sistema”. 

El senador Guido Girardi añadió que las discriminaciones constituyen graves ilegalidades y anunció que está trabajando en una presentación al INDH.