Víctimas de Karadima denunciarán ante el Papa “desprecios” de la Iglesia chilena

Ad portas de encontrarse cara a cara con Francisco, Juan Carlos Cruz, calificó como un “signo concreto” de que finalmente serán escuchados como corresponde por la máxima autoridad del Vaticano.

334

“Contaré de primera fuente lo malo que te recibe la iglesia, donde uno debería recibir cariño y respeto”, señaló este martes Juan Carlos Cruz, quien junto a José Andrés Murillo y James Hamilton, se reunirán con el Papa Francisco en la Santa Sede para contarle en primera persona sobre los abusos sexuales que los tres vivieron a manos del ex párroco de El Bosque, Fernando Karadima.

Los tres serán recibidos el próximo lunes 30 con el Pontífice quien escuchará su versión de los delitos cometidos por el sacerdote y las maniobras al interior de la Iglesia destinadas a encubrirlos.

“Estoy representando, ojalá, lo que ha sufrido gente abusada (…) lo que han dicho de mí, cómo desprecian y destrozan a las víctimas”, sostuvo Cruz, en una conversación telefónica con Radio Cooperativa desde Roma.

La cita, calificada como un “signo concreto” de parte del periodista, se producirá tras la investigación que ordenó Jorge Bergoglio para determinar si el obispo de la ciudad de Osorno, Juan Barros, –cuyo guía espiritual era Karadima- encubrió o no los vejámenes que sufrieron.

En febrero pasado, Charles Scicluna, obispo de Malta, viajó a Chile por petición del Papa para escuchar los testimonios de los afectados por el ex párroco de El Bosque y otros religiosos.

Después de leer su informe, Francisco pidió perdón por todo ello y convocó a todos los obispos chilenos para “dialogar sobre las conclusiones” en el mes de mayo.

Karadima abusó de menores durante la década de los ochenta en una parroquia del exclusivo barrio de El Bosque en Santiago y recién en 2011, el Vaticano lo condenó a una “vida de oración y penitencia” luego de que la justicia chilena declarara prescritos los cargos por abuso sexual.

Los obispos chilenos manifestaron también su “dolor y vergüenza” por los casos de pederastia en Chile, mientras que el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, afirmó que Juan Barros debía renunciar a la iglesia por los cuestionamientos en su contra, en un gesto calificado de tardío por las víctimas.

Unos 80 sacerdotes han sido acusados en Chile por abusos sexuales a menores en los últimos 15 años, según la ONG estadounidense Bishop Accountability.

Papa por abusos sexuales en Chile: “He incurrido en graves equivocaciones de valoración y percepción de la situación”